Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación promete a la joven sorda Ana Rubio un intérprete 4 horas al día

La estudiante salense quiere recibir hasta las seis horas de atención a las que tiene derecho

Ana Rubio.

Principio de solución en el caso de la estudiante salense con discapacidad auditiva Ana Rubio, que denunció hace unos días en LA NUEVA ESPAÑA las dificultades para seguir sus estudios al carecer de un intérprete de lengua de signos. La Consejería de Educación se ha comprometido a asignar “a la mayor brevedad posible” este profesional a la joven durante veinte horas a la semana, tiempo que se podría elevar hasta las veinticinco horas una vez se resuelva el concurso público para adjudicar el servicio de interpretación de los centros educativos asturianos. Sin embargo, Rubio sigue reclamando que se cumplan sus derechos y que el profesional esté presente durante las seis horas de clase.

Educación admite “desajustes en el inicio de curso”, lo que ha hecho que a la salense se le asignara un mediador comunicativo durante cinco horas a la semana en lugar del intérprete que necesita para seguir formándose en el ciclo de Documentación y Administración sanitaria que cursa en el Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP) de Cerdeño, en Oviedo.

Educación se compromete de momento a disponer de un intérprete durante veinte horas a la semana (cuatro horas al día). Una vez se normalice el servicio la prestación podría aumentar hasta las veinticinco horas (cinco horas diarias). Ana Rubio trasladó ayer al director general de Ordenación, Evaluación y Equidad Educativa, David Artime, la necesidad de que este asunto se resuelva de manera urgente. “Les dije que me hace muchísima falta tener ya el servicio porque estoy perdiendo muchísima información. Ahora está todo en sus manos. Si no cumplen la promesa, continuaré hasta tener una solución”, señala Rubio, quien calificó de “agradable” la reunión aunque la solución no haya sido cien por cien satisfactoria.

Por su parte, el director general explicó a Rubio que su intención es “conseguir el incremento de horas a la mayor brevedad posible” lo que permitirá mejorar la “dotación” con la que cuenta Ana Rubio. Subrayó además que para Educación “es una prioridad dar una respuesta ajustada a las necesidades de cada estudiante, porque trabaja para no dejar a nadie atrás y para conseguir el éxito de todo el alumnado”. Por último, Artime reconoció las “dificultades procedimentales” que se está encontrando el concurso del servicio de intérpretes, pues comenzó a tramitarse hace un año y sigue sin resolverse.

Al respecto de este concurso, que plantea un aumento de las horas de servicio, la diputada de Podemos, Nuria Rodríguez, reclamó ayer, en una rueda de prensa en compañía de la propia Ana Rubio, que los intérpretes de lengua de signos dependan de la Consejería de Educación y que “no siga siendo un servicio privatizado”.

Compartir el artículo

stats