Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cultura excavará la entrada oriental de El Castelón de Coaña para mejorar su comprensión

Los trabajos se desarrollarán a finales del verano en una zona que da la bienvenida a los visitantes y donde no se interviene desde 1991

Visita al castro de Coaña, este sábado, guiada por el arqueólogo Ángel Villa, a la izquierda de la imagen. | T. Cascudo

El Castelón de Coaña, joya patrimonial de la Edad del Hierro, acogerá este verano una nueva intervención arqueológica que, además de permitir recabar nuevos datos de la fundación de este poblado, tiene por objetivo “mejorar la percepción que el visitante tiene del yacimiento”. Se actuará en la considerada puerta oriental del castro, la última que estuvo vigente, y por donde actualmente acceden los cientos de visitantes que cada año se acercan a este popular yacimiento.

Los trabajos, promovidos por la Dirección General de Patrimonio y por el Museo Arqueológico de Asturias, están incluidos en el denominado “Plan director para la gestión del patrimonio castreño en Asturias”, que acaba de entrar en vigor. La excavación prevista se desarrollará a finales del verano, por lo que es posible que a principios del otoño el castro cuente con nuevos elementos a la vista que “aporten nuevos instrumentos para comprenderlo”.

El arqueólogo Ángel Villa guió este sábado una ruta por el castro siguiendo los pasos de los primeros que lo investigaron y documentaron. El recorrido, promovido por el Museo Arqueológico dentro de la Semana Europea de la Arqueología, también hizo una parada en la zona que será fruto de la próxima excavación y que “ahora pasa un tanto desapercibida”. En este enclave no se excava desde el año 1991, por lo que hay buenas expectativas al respecto de la información científica que se pueda recabar.

En esencia, está previsto “prolongar la excavación realizada en la zona de la puerta oriental, una puerta que en principio se considera construida en época romana, pero que está asociada a otros elementos defensivos que parecen anteriores, entre ellos el foso”. Explica Villa que hay varias dudas al respecto de si el foso es contemporáneo a la puerta o fue “como parece” anterior.

“Vamos a intentar establecer cuál es la relación entre ambos y sobre todo por una cuestión importante y es que, generalmente, la datación de los elementos defensivos pueden aproximarnos muy mucho al momento de primer uso, a la fundación de los asentamientos”, añade el profesional, al tiempo que ofrece detalles de este camino de acceso, pavimentado, y que permitía adentrarse en el poblado a través de la muralla. Entre los objetivos de estos trabajos está también determinar hasta cuándo estuvo vigente la que se considera la última entrada operativa del poblado.

La zona en la que se va a excavar., junto al acceso de los visitantes al yacimiento coañés. | Rep. de T. C.

Esta ampliación de la zona visitable del castro no será el último cambio que se prevé para El Castelón. No en vano, Cultura está tramitando la obra de remodelación del aula didáctica del yacimiento, cuyos contenidos se han quedado obsoletos. El director de Patrimonio, Pablo León, adelantó el pasado abril que los nuevos contenidos ya están definidos.

Cabe indicar que el citado Plan director para la gestión del patrimonio es muy crítico con la situación actual de una de las joyas arqueológicas de Asturias, cuya zona más antigua está datada en el siglo VI antes de Cristo. En este sentido, el documento pone de manifiesto la necesidad de intervenir en varias áreas como el caso de los horarios de apertura del yacimiento que, señala, “son claramente insuficientes para la demanda existente”.

En el documento también se refieren como “insuficientes” las tareas de siega y desbroce, pues “durante largos periodos del año la vegetación coloniza de manera indeseada amplias zonas del castro, incluidos los sectores visitables”. Este extremo pudo ser comprobado por los participantes en las visitas guiadas del sábado.

Al respecto de las zonas visitables, el plan director también plantea la necesidad de estudiar las posibilidades de acabar con estas restricciones. En el documento se indica que hay zonas actualmente vetadas que permitirían comprender mejor el yacimiento como es el caso del recinto sacro, en el que se disponen las saunas, así como las fortificaciones y el recinto superior o acrópolis.

Compartir el artículo

stats