Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Denominación de Origen Vino de Cangas crece con 2,3 nuevas hectáreas

Los viticultores del Suroccidente se vuelcan con los viñedos tras las intensas lluvias de junio: "A ver cómo sale la uva, no ha sido buen mes"

José María Martínez Parrondo, en su bodega, en Cangas del Narcea. | Demelsa Álvarez

La Denominación de Origen Protegida (DOP) Vino de Cangas ha sumado 2,3 nuevas hectáreas con lo que rondan ya 60 las destinadas en el Suroccidente la plantación de viñas bajo el sello de calidad. Las nuevas fincas incorporadas por el Consejo Regulador son en Cangas del Narcea (6.304 metros cuadrados), Ibias (11.975 metros cuadrados) y Tineo (4.556 metros cuadrados). La ampliación de terreno es una más que buena noticia para la DOP, ya que ampliar viñedos supone ampliar producción en fechas futuras.

Con todo, los viticultores tienen la vista pues ahora en la próxima cosecha, hacia septiembre. Y no están muy tranquilos después de cómo resultó junio, con mucha lluvia, tal y como explica José María Martínez, bodeguero y presidente del consejo regulador. "Es un mes importante, porque la flor se transforma en el fruto. Para eso necesita un tiempo estable, más bien seco. Y no ha sido un buen mes. Todo lo contrario, fue muy lluvioso. Así que a ver cómo sale la uva", señala.

Los productores cruzan los dedos para que julio y agosto en Asturias sean más bien secos –al menos esa es la predicción de la Agencia de Meteorología– y facilite el crecimiento de la uva, a la que ahora se dedican a tratar y cuidar para mantener al margen los hongos propiciados por la humedad acumulada. "En junio había que fumigar, pero fue inútil, porque la lluvia lo arrastraba y no eran buenas condiciones. Aún es pronto para valorar cómo saldrá la uva, no obstante, tenemos que esperar", asegura Martínez, quien lamenta la situación de junio. "Lo cierto es que habíamos empezado muy bien el año, pues libramos las heladas fuertes que en otras cosechas habíamos sufrido. Pero es lo que tiene la agricultura", asume.

La última bodega incorporada al consejo regulador gana un premio en La Mancha


Crecen las hectáreas para cultivar uva para la denominación de origen protegida Vino de Cangas y también aumentan los premios a la etiqueta de calidad. La última bodega incorporada el pasado otoño, Martínez Parrondo (del presidente del consejo, José María Martínez), ha ganado ya un premio en un concurso en Villanueva de los Infantes, en Castilla La Mancha. "La verdad que ha sido una sorpresa y estamos muy contentos", celebra el viticultor. "Llevábamos con el vino dos semanas en el mercado, fuimos al concurso y ha llegado ya el reconocimiento. No nos podemos quejar". El vino en cuestión es Martínez Parrondo 2021, hecho con albarín. Se ha llevado el premio "Terruño de Plata".

Compartir el artículo

stats