Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Navia proyecta una duna artificial para salvar del deterioro la laguna de La Poza

El Ayuntamiento financiará los trabajos para dragar los fondos, hacer el trasvase de arena y repoblar el entorno con madroños y laureles

Estado actual de La Poza, en Navia. | A. M. Serrano

Navia evitará el deterioro de La Poza con una duna artificial. La actuación, que empezará previsiblemente en septiembre, será histórica para la capital del concejo, al tener como objetivo mantener este espacio, muy apreciado por los naviegos, tal como se conoce desde hace décadas.

Primero se dragará La Poza y con parte del material resultante se creará el montículo artificial de arena. Esta duna será visible desde el espigón a los acantilados cercanos al emplazamiento de los bares y empezará "a 15 o 20 metros de la zona" del lugar donde se celebra la populosa jira de las fiestas patronales, concreta el alcalde, Ignacio García Palacios.

No será la única actuación que se proyecta en el entorno. El proyecto de recuperación paisajística redactado por Tragsa a petición del Principado incluye la repoblación con especies autóctonas del llamado "pinar". Para ello, y previa consulta con los técnicos del Gobierno regional, se plantarán solo laureles y madroños. Otro trabajo que destaca es la construcción de una escollera de alfombra de coco enrollada que protegerá otra de las zonas importantes de la playa para los naviegos: el eucaliptal.

El Ayuntamiento financiará todas las actuaciones que se hagan sobre el terreno, según confirmó el regidor, quien agradece al Principado su implicación económica en la redacción del proyecto y en la compra de los laureles y los madroños. En total, en los trabajos se invertirán casi 100.000 euros. El Consistorio tiene reservada una partida de sus ahorros, pero también busca otras fuentes de financiación, como los fondos europeos, para aliviar las arcas municipales. "Lo que no podemos es dejar de hacer este trabajo", reflexiona el regidor, para quien hay que actuar "ya" si se desea conservar este rincón de la capital naviega tal como se lo conoce desde 1946, cuando se estima que se creó de forma natural, pero por efecto de una obra civil.

Precisamente el vínculo emocional de muchos naviegos con La Poza está detrás de todos las propuestas que se han hecho hasta la fecha para recuperar el entorno. Primero, se intervino con el fin de que las aguas de la laguna dejaran de ser fangosas. Para lograrlo se hizo un canal artificial por donde ahora pasa el agua de las mareas, facilitando la renovación del recurso hídrico del lago y, por tanto, evitando la acumulación de barro. Con este planteamiento se mejoró la calidad del agua y también la imagen de La Poza si bien ahora es necesario "ir más allá". El Alcalde confirma que con el cambio climático y la subida del nivel del mar, en esta zona de Navia que es artificial y fruto de la canalización de la ría de Navia se detectan cada vez más cambios.

La playa pierde arena y, además, por efecto de los embalses que se encuentran en el cauce, es más difícil reponerla de forma natural porque a la desembocadura no llegan las partículas erosionadas que sí acaban en las playas en otros ríos que no tienen barreras.

Compartir el artículo

stats