Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Federación de Montaña y la gran senda del río Navia

El pasado 30 de abril , con un día espléndido, se celebró el encuentro de multitud de personas que apoyan la creación de esta gran ruta que transcurre desde su nacimiento en Busnullán (Piedrafita del Cebrero) hasta su desembocadura al mar Cantábrico en Navia (Asturias). La festiva manifestación, promovida por la Asociación Sociodeportiva Amigos de Boal, se desarrolló en torno al embalse de Arbón, en el área recreativa de Castrillón (Boal). Durante la mañana se programaron dos rutas senderistas por los márgenes del río y fueron cientos los senderistas que disfrutaron de esta jornada reivindicativa en la que el alcalde de Boal, José Barrientos, y el de As Nogais (Lugo), Jesús Manuel Núñez, leyeron sendos manifiestos de apoyo al proyecto y celebrando que, después de varios años de espera, el Congreso de los Diputados aprobara, en su Comisión de Agricultura, declarar la Gran Senda del Navia como obra de interés así como el incluirla en el programa de “Caminos Naturales” del Ministerio.

Este proyecto, nacido hace ahora 6 años, concretamente en 2016 por iniciativa de la mencionada sociedad boalense, contó desde el primer momento con la colaboración de la FEMPA (Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo del Principado de Asturias) hasta el punto de que la FEMPA no solamente estuvo en todas las reuniones realizadas con los17 Ayuntamientos asturianos y gallegos implicados en este tema si no que sus responsables, concretamente su vicepresidente, técnico de senderismo, ha recorrido varias veces, de principio a fin, toda la trayectoria de este gran pequeño río asturgalaico, alrededor de los 447 kilómetros, para buscar los caminos y sendas más adecuados para plasmar la gran senda. El resultado es el actual proyecto que tiene la FEMPA, con más de 200 páginas que reflejan toda la trayectoria del río a su paso por pueblos semiabandonados, zonas vírgenes y olvidadas, paisajes increíbles por su belleza natural, etnografía centenaria en construcciones de todo tipo, puentes, capillas, viviendas, hórreos, etcétera. Y todo ello sin olvidar la afabilidad de las gentes, tanto gallegos como asturianos, que expresaron su ilusión porque llegara un día en el que la perenne soledad y ostracismo de sus vidas desaparezca con la afluencia de un turismo agradable, como pueden ser los peregrinos a Santiago, los cicloturistas o los senderistas. Y es que esta Gran Senda del Navia puede ser un resorte para despertar a la modernidad a muchas zonas en trance de desaparición por falta de recursos. Son zonas, en gran parte, deprimidas por el progresivo abandono del campo y necesitan de alicientes para mejorar su calidad de vida y evitar la emigración. La Gran Senda, pues, no solo servirá para despertar a estas zonas rurales sino que será un gran aliciente para otras actividades en pleno auge como son, reiteramos, el senderismo, la BTT, el peregrinaje a Santiago por el interior desde la costa. Peregrinaje que, nos consta, cada vez es más numeroso y podría atajar el camino de la costa internándose por este nuevo itinerario de la Gran Senda.

En todo caso, es de recibo mostrar que la FEMPA ha colaborado desde el principio y sigue colaborando con todas las entidades que apoyan este objetivo de crear la Gran Senda del río Navia. Al César lo que es del César.

Compartir el artículo

stats