Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santiago Pérez

La trascendencia de “Vacuo”

La exposición del artista joyero tinetense Lucas Santiago en el Museo Evaristo Valle de Gijón

¿Lo diré? Lo digo y perdón por el topicazo. En el incomparable marco del Museo Evaristo Valle de Gijón pueden visitar, hasta el 19 de junio, la exposición “Vacuo”, del artista joyero tinetense Lucas Santiago.

Nada más entrar en la sala te enfrentas a unas fotografías. Dudas. ¿Y esto? Quienes conocemos la obra de Lucas le damos un voto de confianza, sabemos que nos va a sorprender. Hay que resistir la tentación de saltárselas. Son el aperitivo de lo que vendrá después.

En esas fotografías se muestran el abandono y el deterioro del mundo rural. Llama la atención, al menos a mí me la llamó, la textura. Más tarde supe que el soporte es papel de bambú. Están realizadas por el propio Lucas y por su hijo Agustín.

Agustín Santiago reconoce la exigencia de su padre en el trabajo. Afirma que “Vacuo” es su obra más crítica, representa lo que más le duele, el abandono de los pueblos y, por ello, es la qué creó con más corazón. A pesar de esto, su padre es optimista y espera que se pueda frenar el despropósito del maltrato que recibe el mundo rural.

La sala tiene una luz atenuada, crepuscular.

Dejando atrás las fotografías, llega la sorpresa. Frenazo en seco. No me lo esperaba. De un golpe de vista contemplo la exposición. Ahora ya tienen sentido las fotos, la luz. No son piezas colgadas en la pared, van enmarcadas, encuadradas en mesitas. Sí, han leído bien, mesitas de nuestros abuelos, desvencijadas, que nos traen a la memoria muchos recuerdos a los que ya vamos entrados en años. Esas mesitas en las que se ponía el despertador, cuando los había, y en el cajón algunos papeles y cosas menudas. La parte baja podía acoger la bacinilla.

Las piezas llevan un breve texto que las pone en contexto. Cuando llegas al final comprendes el sentido que quiso darle el joyero y ves que forman un bloque, un todo. Es una exposición con un enorme compromiso ético y político, que no partidista.

Luis García Martínez, director de departamento de Arte y Exposiciones del Instituto Leonés de Cultura, considera que “Vacuo” traspasa el concepto de joyas y se acerca al terreno de la instalación. Considera Luis García que la composición ideada por Lucas Santiago genera una gran escenografía que recuerda a un friso griego que con la iluminación logra un efecto teatralizado.

En esta ocasión, el artista joyero incorpora, más que nunca, materiales inservibles que incorpora como elementos estructurales de la joya. La plata, material que utiliza habitualmente, es un elemento más de la pieza. Con la recuperación de esos objetos sin valor crematístico, y tras pasar por sus manos, adquieren nueva vida y perpetúan la memoria de sus antiguos propietarios desde una perspectiva crítica. La “pobreza” de los materiales queda relegada ante la fuerza expresiva que les confiere Lucas Santiago. Con convicción, afirma que el valor está en los pueblos y las joyas en los museos.

No se pierdan “Vacuo”, aprovechen para visitar el Museo Evaristo Valle y dar un relajante paseo por su magnífico jardín. Ya tienen plan.

Compartir el artículo

stats