Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Félix Martín

Doña Cloti, simplemente

El reconocimiento a una ejemplar maestra de escuela

"Virgen del Carmen bendita,

Doña Cloti, simplemente

madre del pueblo cangués,

aquí nos tienes, Señora,

postrados ante tus pies"

(Letra y música de Clotilde Fernández)

Siendo muy difícil ser profeta en la tierra de uno, mucho más en la ajena. Es el caso de doña Clotilde Fernández Sánchez, carbayona de nacimiento, con arraigo familiar y laboral en Cangas del Narcea, cuando la profesión de maestra de escuela, que ejerció durante casi cuarenta años, conllevaba mayores y más diversos sacrificios que en la actualidad. Es decir, cuando había que hacer las veces al mismo tiempo, de maestra, madre, cuidadora, orientadora y hasta psicóloga. Profesional innovadora, tuvo los arrestos de incorporar a sus clases lo que hoy en día se considera alumnado con necesidades educativas especiales, en un tiempo en que todavía el Ministerio de Educación no contemplaba esta inclusión. Y todo ello sin abandonar nunca su formación, ni siquiera después de su calendario de jubilación, el cual aprovechó para continuar como alumna de los cursos para mayores de la Universidad de Oviedo.

Pues bien, el Ayuntamiento cangués, tras la propuesta de un numerosísimo grupo de ex alumnos, así como tras el acuerdo por unanimidad de todos los partidos políticos del propio Consistorio, acaba de inaugurar una calle a su nombre en Cangas del Narcea, muy cerca del colegio donde doña Cloti impartió clase a muchos cientos de cangueses.

A más de todo ello, y desde 1973, la protagonista de este homenaje echó raíces en Tapia de Casariego, donde, tras comprar casa en la calle de El Pozo, quedaría ligada para siempre. Ella y su marido José María Gayón, sus cuatro hijos, nietos y biznietos. Tengo la suerte de haberla conocido y querido desde 1971 hasta su fallecimiento en 1994, a la edad de 90 años; de haber hecho de su casa la mía y de compartir con el resto de su familia buena parte de los mejores momentos de mi juventud en Cangas, entre pólvora y procesiones, empanadas y canciones, algunas de las cuales compuestas por la misma doña Cloti y que ya forman parte del repertorio folclórico cangués, siempre a la sombra de Nuestra Señora la Virgen del Carmen. En Tapia de Casariego, estoy seguro de ello, también muchos tapiegos se alegrarán por este reconocimiento público. Quien suscribe, el que más.

Compartir el artículo

stats