Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Netflix

Visitamos el rodaje de 'Hermana muerte', la precuela de 'Verónica'

Hablamos con el director Paco Plaza y las actrices principales de esta extensión del universo de la popular película de terror de 2017

El director Paco Plaza y Aria Bedmar (Sor Narcisa) en el rodaje de ’Hermana muerte’. Daniel Escalé

Ser (co)responsable (con Jaume Balagueró) de una de las pocas franquicias de terror españolas de la historia, la querida '[REC]', no es poco mérito. Pero no contento con ello, Paco Plaza parece elucubrar sobre una segunda saga con 'Hermana muerte', fabulación en torno a uno de los personajes más misteriosos de su exitosa 'Verónica': Sor Narcisa, la monja ciega del colegio de la protagonista. "Cuando publicamos la edición especial en Blu-ray, sacamos un mini-cómic dedicado a la Hermana Muerte", recuerda Plaza en un hotel de Gandía, durante un pequeño descanso del rodaje. "Y en un momento determinado, el personaje decía: 'No hacen falta los ojos para ver. Esto me lo hice yo'. Surgía la pregunta: '¿Y cómo se lo hizo?'". 

Para saberlo habrá que esperar hasta 2023, cuando Netflix estrenará globalmente este 'spin-off' de tono "disfrutón", según Plaza, a pesar de desarrollarse en un macilento ambiente de posguerra. En aquella época, Narcisa (Aria Bedmar, Camino en 'Acacias 38') es una joven novicia que llega a un antiguo convento de clausura, ahora colegio para niñas, como nueva profesora. Según la apropiadamente etérea sinopsis oficial, acabará buscando el modo de "desentrañar la terrible madeja de secretos que rodean al convento y acechan a sus habitantes".

Convento mediterráneo

Tras una búsqueda ligeramente ardua, Plaza y su equipo dieron con su escenario principal a ocho kilómetros de Gandía, en el término municipal de Alfahuir: el Monasterio de Sant Jeroni de Cotalba, cuya construcción data de 1388. "Fue un hallazgo", nos explica. "Estuvimos buscando por toda España, siempre intentando huir de esa versión más gótica, más previsible, de lo que se supone que es un convento en una película de terror. Este nos daba todo lo que queríamos: rodeado de ese campo de naranjas, con tanto blanco, es casi como abrazar el Mediterráneo".

Visitar ese convento, al que nos acercamos en la séptima de nueve semanas de rodaje, es como viajar en el tiempo. Sin las renovaciones del equipo de 'Hermana muerte' (que deberán retirar al acabar el trabajo, por petición de la familia propietaria), ese salto atrás sería aún más radical. Como nos explica Abel Balbastre, encargado de las visitas guiadas al monasterio, su construcción data del 1388, cuando Alfons El Vell quiso buscar un terreno seguro para la comunidad jerónima de Xàbia. "Piden a Alfons un monasterio de una sola planta, pero con el paso del tiempo empiezan a venir mecenas y se levanta un monasterio ecléctico, entre gótico, renacentista, barroco y neoclásico". Los monjes se retiraron del lugar en 1835 y desde entonces ha sufrido las intervenciones justas. 

Celdas inquietantes

Como de costumbre, Plaza quiere jugar con lo español, con lo que conocemos. 'Hermana muerte' es un 'spin-off' de 'Verónica', no de 'La monja'. Transcurre abiertamente en la Comunidad Valenciana. Veremos a las monjas hacer dulces típicos valencianos en una cocina con los azulejos típicos de aquí. Bueno, no todos son típicos: los hay con los logos de Héroes Del Silencio (en un guiño a 'Verónica', en la que eran tan protagonistas como Sandra Escacena) y el mexicano Mórbido Fest ("un evento amigo", nos explica Enrique López Lavigne, jefe de la productora Apache Films, "en el que estuvimos con 'Verónica', 'Quién te cantará' e infinidad de películas").

Algunas dependencias casi no debieron tocarse, como las celdas de los frailes legos, inquietantes estancias convertidas en habitaciones de las hermanas. Según nos explica el guía Balbastre, en este mismo pasillo hay una puerta bien gruesa que tiene la manía de abrirse sola por las noches, por bien cerrada que esté. "Si lo sacáis en prensa, es muy probable que Iker Jiménez venga a hacer un trimestre", bromea.

Por otro lado, una parte de la biblioteca de los frailes se ha convertido en aula de las niñas. Según la directora de arte Laia Ateca, "arquitectónicamente era la estancia que mejor cuadraba como clase. La intervenimos ligeramente, pero es muy parecido a lo que había". A lo que López Lavigne añade: "Es un aula muy pequeña, donde las niñas parece que estén secuestradas". Cogemos algo de aire.

Terror con tendencia a la luz 

Por la parte del vestuario, todo se confeccionó de forma manual. "Hemos podido crear casi el 90% de la película", nos explica la figurinista Vinyet Escobar (Goya al mejor vestuario por 'Las leyes de la frontera'). "Es algo que no pasa tan a menudo. Lo que hemos hecho tiene base histórica en los cincuenta, pero hay una parte de fantasía, de hacer unas monjas que no existen. A nivel de color, el blanco iba a ser el color principal, huyendo de la idea del terror de monja vestida de negro".

Durante la visita al rodaje y las entrevistas, 'blanco' es la palabra que más se repite. Seguida de cerca por adjetivos como 'luminoso' o 'diurno'. Porque 'Hermana muerte' va a seguir la escueta pero exquisita tradición del terror a pleno sol. "El referente básico en este sentido –cuenta Plaza– es '¿Quién puede matar a un niño?', con su solazo, sus paredes encaladas… Y de más recientes, 'Midsommar' es una película que me gusta mucho". También al director de fotografía Daniel F. Abelló: "Me la llevé a casa varios días. Hay películas de terror con las que puedes irte a dormir tranquilo. No con 'Midsommar', que me dejó tocado, algo que espero que logre también nuestra película". Surgido de la ESCAC, Abelló tiene en su currículo vídeos icónicos de Rosalía como 'Pienso en tu mirá' y 'Malamente'. Plaza ya había confiado en él para 'La abuela'.

Actrices de confianza

También repiten de la anterior película Almudena Amor y Maru Valdivielso, en los papeles de, respectivamente, la sufridora Hermana Socorro y la seria y severa Hermana Julia. Roles de las que ellas mismas son medio creadoras. "Paco te da libertad creativa", dice Amor. "Encontramos juntos el personaje, intentando que sea único y no se parezca a ninguno que haya existido antes". Valdivielso, colaboradora del director desde la lejana 'Romasanta: La caza de la bestia', ha asistido en primera persona a la evolución de Plaza como cada vez más refinado cineasta: "Se ha convertido en un director gigante, muy especial y muy elegante. Dónde pone la cámara, dónde pone la luz… Nada es al azar. El suyo no es un terror básico". A Amor y Valdivielso vemos en plena acción en una secuencia que mejor no relatar en estas páginas: para nuestra desgracia, es un 'spoiler' absoluto. 

Aria Bedmar, ella recién llegada al clan, no rueda ese día, pero viene a hablarnos sobre la experiencia. Que le ha resultado inesperadamente placentera, teniendo en cuenta que no es fan del terror. "Lo primero que me dijo Paco fue: 'Tu personaje no sabe que está en una película de terror'. No tiene que mostrarlo. El terror está en el contexto, la luz, el ambiente, los silencios, el montaje… Pero a nivel interpretativo no debes tenerlo en cuenta, o de lo contrario empezará a salir una cosa muy impostada. Lo importante es entender el arco de los personajes. A partir de ahí, el terror viene solo". Damos fe.

¿Para cuándo el 'reboot' de '[REC]'?


Ahora que vivimos en la cultura del 'reboot', algo a lo que no escapan, ni mucho menos, las sagas icónicas de terror, igual se podría pensar en una nueva y autorreflexiva entrega de '[REC]' para 2027, cuando se cumplirán veinte años del estreno de la primera entrega. "Con Jaume siempre lo hablamos", admite Plaza. "Aunque para entonces yo tendría 53 años, e igual no estoy para eso. Desde luego, no para subir tanta escalera. ¡Esas pelis eran cansadas!". 


Plaza también duda, quizá sin razón, sobre el interés de '[REC]' para la gente joven de ahora. "Para ellos debe ser lo que para nosotros era… no sé… 'La mosca' de blanco y negro". Pero el brillo en sus ojos delata un cierto interés por la (auto)celebración de la saga: "A mí me encantaría y a Jaume también", confirma. "Tenemos mucho cariño a '[REC]' porque, al fin y al cabo, nos cambió la vida. Nos gustaría hacer algo".

Compartir el artículo

stats