Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tómatelo en serie

Alexandra Jiménez se sumerge en un amor prohibido (para una mujer) en 'Escándalo: Relato de una obsesión'

Dénia acoge estos días el rodaje de la nueva serie de Mediaset, sobre la relación entre una mujer y un menor, interpretado por Fernando Líndez

Alexandra Jiménez y Fernando Líndez, en ’Escándalo. Relato de una obsesión’.

¿Qué puede llevar a una mujer de 42 años a entablar una relación amorosa con un joven de 15? ¿Se juzgaría esta situación de la misma manera si el adulto fuera un hombre? Son algunas de las preguntas que lanzará veladamente a la audiencia 'Escándalo. Relato de una obsesión', la serie de Mediaset y Alea Media ('Patria', 'Entrevías') que estos días se está rodando en Dénia (Alicante). Con Alexandra Jiménez ('Los Serrano', 'El inocente') y Fernando Líndez ('Skam España') al frente del reparto, esta ficción que irremediablemente evoca a la célebre novela de Vladimir Nabokov, pero invirtiendo los roles de género, se sumerge en una relación prohibida (e ilegal) a través de unos personajes marcados por unos cuantos traumas del pasado.

El inicio de la historia, de hecho, ya es una buena muestra de los demonios que arrastran los personajes. La protagonista, Inés (Jiménez), decide quitarse la vida sumergiéndose en el mar, pero el joven Hugo (Líndez) logra rescatarla. "Esa vuelta a la vida desencadena una historia de amor que se va distorsionando hasta que se transforma en una historia obsesiva y enfermiza", resume la actriz, emocionada por interpretar a un personaje "con una personalidad tan difícil y tan frágil", muy alejado de las comedias a las que nos tenía acostumbrados.

Carrera como modelo

Su salvador tampoco anda corto en dramas. "Hugo perdió a su madre al nacer y es una culpa que siempre ha llevado encima", explica Líndez, de 22 años, que antes de dedicarse a la interpretación ha triunfado como modelo, trabajando con Versace, Isabel Marant, JW Anderson y Loewe, y en pasarelas de Milán, París, Nueva York y Londres. A ello se suma una "relación poco sana con su padre" y sus problemas en el colegio, provocados por sus altas capacidades intelectuales, lo que le convierten en un chico con un comportamiento impulsivo y difícil de controlar.

Alexandra Jiménez y Fernando Líndez.

"La semilla de la serie fue intentar explorar historias que siempre se han contado desde el punto de vista de los hombres. Hablar de mujeres inadecuadas en la sociedad que cometen el mismo pecado que un hombre pero a la que se las juzga de manera mucho más severa, como si siempre llevaran la letra escarlata", explica Aurora Guerra ('El secreto de Puente Viejo'), creadora de la ficción y coproductora ejecutiva junto a Arantxa Écija y Aitor Gabilondo. Este último, responsable de éxitos como 'El Príncipe', 'Patria' y 'Vivir sin permiso', incide en que la serie va más allá "del enganche físico" de Inés y Hugo y que ahonda en cómo se devuelve la violencia sufrida a lo largo de la vida y en el automaltrato.

El morbo

"Es obvio que el componente de morbo está, pero espero que al menos la polémica sirva para hablar de que las mujeres tenemos el mismo derecho que los hombres a equivocarnos", recalca Guerra, que se documentó mucho "sobre el síndrome del abandono, el síndrome de la mujer maltratada psicológicamente, los desórdenes alimenticios y las obsesiones por la maternidad" para plasmarlos en los personajes.

Los protagonistas, por su parte, han vivido esas tórridas escenas con bastante naturalidad. "Fue mucho más cómodo de lo que pensaba", reconoce Jiménez, mientras Líndez confiesa que en un primer momento le preocuparon. "¿Pero a qué adolescente no le gustaría enrollarse con una mujer mayor que él?", lanza con una sonrisa.

La historia de 'Escándalo. Relato de una obsesión' quedará cerrada en ocho episodios, que acabarán de filmarse el próximo 29 de julio. El rodaje se ha desarrollado en entornos naturales de Madrid y de la costa de la Comunidad Valenciana, como Dénia, Cullera, Castellón y Valencia. "La historia es tan perturbadora que el contrapunto luminoso del Mediterráneo le da un brillo que casa muy bien", justifica su creadora.

Compartir el artículo

stats