Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García

Billete de vuelta

Francisco García

Que no es Lina Morgan

Cosa desafortunada es comparar a la alcaldesa de Gijón con Lina Morgan, por mucho parecido que algunas mentes calenturientas encuentren entre Carmen Moriyón y la vedette humorística ya fallecida. O sea, que no se puede insinuar así, a bote pronto, ni que la Alcaldesa sea la tonta del bote ni que se dé tanto aire a la célebre actriz como para pensar que ¡vaya par de gemelas!

Cuánto nos gusta buscar similitudes entre los políticos y personajes célebres. En la derecha gijonesa hacen risas comparando al líder local de Podemos, Mario Suárez del Fueyo, con el mago Tamariz. Como si Mariano Marín fuera Demóstenes. Si hubiera que buscarle correspondencia a Moriyón con un personaje histórico se me ocurren distintas opciones. Como se está quedando sola en la defensa de la bandera forista y además se defiende a cañonazos, se parece más a Agustina de Aragón.

No es que disfrutemos en Gijón de una Alcaldesa de película, ahora que se cumplen 35 años del "Oscar" a "Volver a empezar", esa lacrimógena película de Garci ambientada en un Gijón donde había un Sporting con Vega-Arango y sin ultras y los retornados eran eminencias científicas en lugar de mineros prejubilados procedentes de las Cuencas; pero reconozcamos en todo caso que le va más a Moriyón el Hotel Asturias que el Royal Hostal Manzanares; más el Canon de Pachelbel que una banda sonora de Alfonso Santisteban.

Por mucho doctora que sea, que lo es y de las buenas como Lina Morgan en la película que sirve de excusa al tan criticado -y con razón- pasquín reivindicativo, no le vemos a la mandataria gijonesa en el papel protagonista, es un decir, de "Una monja y un Don Juan".

Compartir el artículo

stats