Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UCI y el cierre de Alpe d'Huez

El mal comportamiento de muchos aficionados en las ascensiones y la obligatoria mediación

Cuando en el fútbol los ultras encienden bengalas o botes de humo y se comportan como energúmenos la UEFA y la FIFA toman medidas y cierran gradas o estadios. Cuando un club es incapaz de controlar a los violentos son también los organismos superiores los que actúan de forma ejemplar para que todos se enteren y se den cuenta que hay normas cívicas que cumplir.

Digo esto porque pienso que no vale con que el director del Tour de Francia, Chistian Prudhomme, dé la cara con valentía y diga inmediatamente que lo que protagonizaron cientos o miles de personas el pasado jueves en la subida a Alpe d'Huez en el Tour de Francia fue lamentable y protagonizado por personas que no pertenecen al mundo del ciclismo.

Creo que lo que ha ocurrido y que se veía venir necesita ser juzgado por la Unión Ciclista Internacional (UCI) para bien del ciclismo de todo el mundo. Si debe cerrarse la subida a tan mitica cumbre por un tiempo, dicho castigo debe llegar de parte de la que podianos llamar "la UEFA del ciclismo". Lo que no sé es si la UCI y sus comités, jueces y árbitros serán capaces de moverse en esa línea. Si soy sincero, creo que no.

He hecho muchos Tour, muchos Giros y más Vueltas para no ver con buenos síntomas al organismo que controla el ciclismo en todo el mundo. Sus jueces pasan demasiadas horas en las grandes vueltas. Si no fuera así ya hubiesen hecho algo porque lo que está sucediendo en el ciclismo con televisión, con los disfraces, con banderas gigantes, con culos al aire, con fotos y con botes de humo no sólo pertenece al ciclismo del jueves 19 de julio de 2018. Viene de lejos.

He leido y he escuchado a muchos periodistas deportivos españoles en las últimas horas criticar de forma ejemplar y serena lo ocurrido en Alpe d' Huez, e incluso a unos cuantos decir que si eso hubiese ocurrido en la Vuelta a España "nos estarían matando".

Comparto todo lo que han dicho mis compañeros. Lo que añado es que el máximo organismo Mundial, la UCI, debía demostrar que existe. Si lo hace seguro que hasta Edouard Philippe, primer ministro francés, lo entendería.

Compartir el artículo

stats