Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sol y sombra

El gallinero revuelto

La refundación del PP por parte de su nuevo líder está resultado más tortuosa de lo que se esperaba. Para comprobarlo sólo hay que fijarse en los problemas internos no sólo de Asturias que son endémicos, sino de otras candidaturas. Algunos sondeos dan a Casado el peor resultado en la historia popular. Pero un mal comienzo no siempre significa peor final, también Pedro Sánchez logró que el PSOE mordiera el polvo y en estos momentos encabeza las intenciones de voto de las generales.

La cuestión es hasta qué punto los electores perciben en los problemas domésticos la incapacidad del candidato para liderar un proyecto en España. Casado ha querido borrar de un plumazo al marianismo y al sorayismo, dos fenómenos paralelos y complementarios que definen el fracaso dontancredista del centroderecha que se ha hecho visible en el conflicto catalán: la vicepresidenta del Gobierno era la encargada plenipotenciaria para resolverlo y lo que consiguió en Barcelona fue colocarse en un bufete de prestigio. Nunca se sabe, pero si Rajoy hubiera optado por la dimisión, a estas alturas Sánchez seguramente no estaría liderando los sondeos electorales. Es una hipótesis, pero justificada.

Casado se ha encargado de desplumar al marianismo pero el gallinero está revuelto. De nada sirve librarse del pasado reciente cuando está abierta la puerta del pasado más distante, que encarnan Aznar y algunos otros miembros de la vieja guardia, que acechan dentro y fuera del partido dispuestos a granear con fuego "amigo". La necesidad de cuadrar las cuentas ideológicas del voto, con Vox exprimiendo el descontento de una parte del país y otra puesta en guardia por el agitprop de la izquierda que ha sacado a relucir el espantajo de la triple derecha, el líder del Partido Popular no lo tiene fácil. Esta es una de esas situaciones en las que las urgencias de los partidos no están ayudando precisamente a despejar las graves incógnitas que se ciernen sobre el país.

Compartir el artículo

stats