Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OBITUARIO

En la muerte de David Wingeate Pike

Autor de libros clave sobre los españoles en campos de concentración nazis, falleció el 20 de junio

David Wingeate Pike nació en Torquay, Devon, Inglaterra, el 2 de octubre de 1930. Asistió al prestigioso internado de Blundell's en Devon. Sirvió en la Royal Artillery y fue transferido a los servicios de inteligencia aliada. A mediados de los años 50 comenzó a trabajar para la aseguradora Lloyd's, pero al cabo de un año decidió abandonar Inglaterra y vivir en Italia, primero, y en España después. Por fin decidió matricularse en McGill University en Quebec donde estudió literatura comparada. A continuación, fue aceptado en el programa de doctorado de la Universidad de Stanford (California) donde, además, dio clases de cultura política de América Latina. Después, fue admitido en la Universidad francesa de Toulouse donde completó un segundo doctorado en historia contemporánea. Durante el siguiente año trabajó como profesor en la Chapman World Campus Afloat, unos cursos universitarios ofrecidos a bordo de un trasatlántico. Así, dio la vuelta al mundo en dos ocasiones. En 1968 comenzó a trabajar en la Universidad Americana en París (American University in Paris), hasta su jubilación, en 2001. En esa fecha, se convirtió en profesor emérito de dicha institución, y según sus propias palabras "ahora disfruto de un permiso sabático perpetuo". La infección pulmonar que contrajo a mediados de marzo pasado y que obligó a su hospitalización fue lo único que pudo arrancarlo de su despacho. Falleció rodeado de su familia en París el 20 de junio pasado tras luchar contra la infección.

Siempre fue un trabajador incansable, un profesor admirado, querido y respetado por sus alumnos, un académico de primer orden. Varios de sus libros se han convertido en clásicos dentro de sus áreas respectivas, ya que cultivó varias: diferentes aspectos internacionales de la guerra civil española; el maltrato de las mujeres durante la segunda guerra mundial por el ejército japonés; los criminales de guerra alemanes de la segunda guerra mundial; o la historia del partido comunista español. Escribió a lo largo de su dilatada carrera una treintena de libros, pero su trabajo más conocido en nuestro país sin lugar a dudas es "Españoles en el Holocausto. Vida y muerte de los republicanos en Mauthausen". Fue publicado en inglés, primero (Londres: Routledge, 2000). Aparecería por primera vez traducido al español en 2003. Se trata de la obra canónica sobre los españoles en el campo de concentración, un libro imprescindible del que todos los que han escrito después sobre el tema han bebido. Ha alcanzado cuatro ediciones, la última, aumentada y corregida, hace la número cuatro (Barcelona: Random House, 2015).

David Wingeate Pike era un hombre afable, un gran conversador, una persona cercana, y siempre dispuesto a ayudar. Uno de sus colegas en AUP, el profesor Roy Rosestein, lo recuerda como un hombre "con una curiosidad sin límites, un entusiasmo contagioso, una dicción precisa. Nunca malgastaba su tiempo ni el de los demás, y siempre tenía varios proyectos en el horno. (...) A pesar de su apretada agenda, siempre mantenía su sentido del humor intacto. Un día, de vuelta de una conferencia, cuando se encontró con que una da las cajas que contenían sus archivos había sido sacada a la calle por error, y el viento se llevaba los papeles, dijo con afabilidad: "Gracias a Dios que sólo eran los papeles relativos al a resistencia francesa; podrían haber sido los de la colaboración, que son muchos más".

Sir Paul Preston, con quien mantuvo una amistad de casi cincuenta años, lamentó su pérdida y afirmó que se le echaría de menos "no sólo por su cordialidad y su generosidad, sino también por los conocimientos enciclopédicos que se han ido con él."

Además de ser un gran académico, David Pike era un concertista de piano consumado, un amante de la música. En octubre de 2019 organizó una serie de conciertos en París, en los que él mismo interpretó piezas de Liszt, Chopin y Wagner. Su intención era reavivar el programa de música en la universidad.

David Wingeate Pike deja esposa, dos hijas y tres nietas. Y también deja un gran vacío entre quienes tuvieron la suerte y el privilegio de tratarlo y de conocerlo. Descanse en paz.

Compartir el artículo

stats