DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Sin nadie en el piso de arriba

El error del conspiranoico es suponer que hay alguien ahí. La sociedad humana funciona por sistemas y subsistemas, copiando a la naturaleza. El cuerpo humano en un sistema, y el circulatorio o el nervioso, subsistemas. El capitalismo puro es un sistema, el comunismo otro y la socialdemocracia uno mixto. Ahora bien, el marxismo del que viene al final ese modo de verlo también es un sistema, teórico en su caso. El complejo médico-farmacéutico-sanitario, el industrial-bélico-militar, las iglesias cristianas o la galaxia mediática son subsistemas. El complejo científico-tecnológico es un sistema transversal que pide paso a las religiones. Los conspiranoicos se mueven por ahí pensando, ilusos, que hay alguien al mando. El problema es que no manda ni Dios ni en cada sistema o subsistema, con el resultado de lo que se llama un sindiós. La naturaleza y sus virus están mucho mejor organizados.

Compartir el artículo

stats