Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Cuervo

Un millón

Javier Cuervo

Desfigurada Evangelista

A la camaleónica modelo de los años noventa Linda Evangelista una operación de cirugía estética la dejó “brutalmente desfigurada”. Le sucedió algo similar hace años a la actriz italiana Laura Antonelli. Las dos pasaron una depresión; la de Antonelli duró hasta su muerte.

Evangelista se sometió a liposucción en muslos, abdomen, costados y bajo la barbilla y partes de su piel quedaron abultadas permanente. ¿Cómo es posible que esté universalmente aceptado tal nivel de violencia sobre el cuerpo para conseguir una supuesta perfección?, se debate. La industria de la moda no puede responder sin dispararse en la boca. Hará un montaje patanesco, 15 días de modelos imperfectas y volver.

Ahora que cualquier interacción insatisfactoria puede ser calificada de violencia falta imponer el nombre a la que cometen las modelos sobre las modelables lectoras solo con su “perfección”, que sigue en el orden de lectura a los zapatos cuyo taconeo te empoderará en el trabajo. Los estudios de la frustración de las lectoras al acabar una revista de moda de principios de siglo ahora se trasladan a las redes sociales, donde toda inseguridad produce vulnerabilidad y ese olor excita a fieras particulares y anónimas o públicas e inmorales.

La llegada de las “influencers”, modelos autoproclamadas, autoempleadas y autoeditoras solo ha aumentado esa inseguridad en la proximidad: no es una supermodelo, es una vecinita apañada de la belleza, con taller en su dormitorio y pasarela en la calle. Además, las redes aumentan la dependencia del gusto ajeno con “likes” contantes y sonantes.

No se puede esperar que la cínica industria de la belleza renuncie a la “perfección”. La moda, las alarmas y el armamento son tres industrias que venden creando inseguridad. La convivencia entre la cosmética y la sastrería, que producen tanta inseguridad, con la literatura de divulgación psicológica, que trabaja la autoaceptación, es una estrategia perfecta que se completa con el feminismo posturero del papel couché y photoshop. Les va genial.

Compartir el artículo

stats