Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Embestidas del Norte

Desde la admirable imperturbabilidad de las casas, el azote del temporal al atardecer es siempre maravilla: nubes que corren con su evocador gris plomizo casi sobre las cabezas, árboles y banderas que, obligadas por las rachas a un baile interminable, pretenden mantener un resto de compostura, grandes pájaros que intentan batir algún récord con velocísimas empopadas, bandadas de estorninos que se escinden y reagrupan de modo incesante mientras toman la forma del vendaval, como si fueran su escritura, todo bajo una luz inclinada y declinante que a ratos se cuela entre las nubes y a ratos queda oculta por ellas dejándonos sepultados por la penumbra. A orillas del Cantábrico y no lejos de sus rompientes, de las que llega a la ciudad un estruendo que no cede, se advierte en esos momentos lo cerca que está el Norte, pese a las distancias técnicas, y la sensación de salud que nos provee.

Compartir el artículo

stats