Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maxi Rodriguez

Parando en Villalpando

Maxi Rodríguez

Terrores nocturnos

Vivir es raro con los ojos cerrados

Pablo García

–Acábase’l mundu, sálvennos por orden alfabéticu, y rompo a sudar porque toos me llaman Zinedine Zidane.

–Na, Tonio, eso ye normal.

-¡Uf! Llevo casi un mes sin pegar ojo.

–Claro: crisis, guerres, estrés, ansiedá, la liga SmartBank…

–Coño, Lito, pero…

–Encima, col cambiu de hora…

–Toi acojonáu, chico.

–Teníes que veme a mí, en plena pandemia, andar de chigres con un pangolín.

–No jodas.

–¡Home vaaa! ¡Anda que nun fice yo espiches en Wuhan, con toles cepes y variantes, ahí, pim pam, pim pam!

–Puf.

–Agora ando como los precios, peles nubes, y nun tengo nin quesadillas.

–¡Pesadillas!

–Sí, bueno, ye que yo soñaba con comida. Pero cuando voi comprar, despierto porque la estantería ta vacía.

–¡La madre que lo parió, qué raro ye too!

–Vas tener que cuidar la higiene.

–¿Tas llamándome gochu?

–Del suañu, Toño. La higiene del suañu: acostate siempre a la misma hora, cenar poco, relajate…

–Qué fácil ye dicilo.

–¿Duermes siesta?

–De cuatro hores, tolos díes.

–Meca. ¿Y cómo t’arreglas pa que nun te despierten los críos?

–Dígo-yos: cuando me despierte limpiamos la casa.

–Ay, amigo.

–Nun falla, nun faen nin un ruidu.

–Qué finu yes, cabrón.

–Hay siestes que cuando me levanto nun sé si mirar la hora o el calendariu.

–Meca. ¿Entós cómo vas dormir de noche?

–Y encima, tanto leer periódicos y ver telediarios…

–Claro, animal, eso cáusate malestar emocional.

–Ya, pero…

–Lo mejor son les películes.

–Na. Dicen que ye malo ver pantalles antes de dormir.

–Al contrario. Ayer vi “Aracnofobia” y apaeció una araña na mio cama. Güei voi ver una porno a ver qué pasa… ¿Oíste?

–¡Calla, ho! Tas como un venao.

–Mira, Tonio, yo va años tenía un montón de suaños.

–¿Y agora?

–Agora lo que tengo ye suañu y un montón d’años.

–Bah, Lito, siempre tas con pijadas.

–La cosa ye soñar, ayuda a sobrellevar les perturbaciones de la vida cotidiana.

–La muyer diz que ronco, pero pamique sueño que soi una moto.

–Cojonudo.

–¿Y del pangolín volviste a saber algo?

–Na. Ahora ya nun fago espiches en Wuhan. Ahora namás cerrar los güeyos, nel chigre andamos a cañonazos. Anda’l mundu revueltu.

–Sí. Y en esti país ya nun se concilia naide, ni el suañu.

www.parandoenvillalpando.com

Compartir el artículo

stats