Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xuan Xose

Por encima de las leyes

Subtítulo opinión xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Con admiración de oírte…

Julio, 5, LA NUEVA ESPAÑA. El barcelonés Antoni Poveda, presidente de la Red de Ciudades por la bicicleta que viene a Xixón a presentar el Plan de Movilidad Sostenible de la ciudad, habla sobre la reapertura al tráfico de coches en el muro (sobre el cadáver del Cascayu) y pontifica: "Cuesta entender que un juez baje a delimitar a qué se dedica un carril en el Muro". Y remacha: "No puede ser que toda la sociedad esté preocupada por el cambio climático y un magistrado no lo tenga en cuenta al dictar sentencia".

Y uno queda ya no como Rosaura ante Segismundo en La vida es sueño, sino como Teodoro Cuesta ante Diego Terrero, "pensatible, plasmáu y silenciosu, como’l pitu a la vista del raposu". Porque lo que uno no puede entender es cómo se pide a un juez que prevarique, esto es, que no sentencie en contra de la actuación del Ayuntamiento al saltarse éste la legalidad de sus normas urbanísticas con la supresión de una vía de circulación para sustituirla por un tramo peatonal-ciclista de escaso éxito y la cursilada del "chill out".

Tampoco entiende por qué el bicicletólatro no se pregunta por el origen del problema: ¿Cómo puede un ayuntamiento saltarse su propia legalidad?

Pero lo que uno no puede evitar es un ataque de risa por el fondo del argumento: la contaminación y el cambio climático. ¿Así que el Cascayu contribuía a limitar el cambio climático? Como si, para empezar, los coches no circulasen igual, pero por otra vía, y contaminando más por los aprietos de circulación. Como si España no representase únicamente el 0,8 % de las emisiones mundiales de efecto invernadero y Europa solo el 12%.

Cuando las ideas se convierten en una religión acaban mudando en un totalitarismo que es capaz de sentirse por encima de las leyes en nombre de su bandera.

Compartir el artículo

stats