Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Papell

El misterio del covid

La pandemia pierde actualidad

Tras la última oleada contabilizada del covid, ya bastante benigna, la pandemia parece haber desaparecido de los medios y se ha borrado de la curiosidad y el interés de los ciudadanos. Se habla ocasionalmente del asunto, como quien habla de los calores estivales; se escucha de vez en cuando alguna advertencia bien intencionada que lanza alguien con mascarilla, surgen ocasionalmente informaciones muy menores sobre la enfermedad…

Lo cierto es que, desde que la pandemia ha dejado de estar en primer plano, un gran número de ciudadanos nos hemos contagiado, hemos visto cómo el entorno personal se rodeaba de infectados, hemos sabido con estupor que durante meses morían cientos personas cada semana sin que nadie destacase esta tragedia, como si fuera la cosa más normal del mundo, equivalente a una inofensiva gripe. Por añadidura, se lanzan informaciones verosímiles y aterradoras, como la de que uno de cada ocho casos de covid es de los llamados de larga duración, es decir, que produce síntomas inquietantes –debilidad, tos, dolores musculares, pérdida de memoria, de olfato y de gusto– durante meses. En realidad, nadie sabe durante cuántos meses. Ni mucho menos conoce algún tratamiento útil para estos casos. Al parecer, logradas las vacunas, el esfuerzo investigador ha decaído totalmente.

Es posible que el agotamiento del sistema sanitario tras un tan largo periodo de tensión lo haya dejado exhausto, pero habría que analizar este final prematuro del problema, en que sigue habiendo muchos contagios, también al parecer muchas muertes, sin que nadie se ponga realmente en las comunidades autónomas y en el Ministerio correspondiente a los mandos de la situación.

Compartir el artículo

stats