27 de febrero de 2010
27.02.2010
40 Años
40 Años
 

La integración mejorará la atención sanitaria en el Hospital, asegura el comité de empresa

Los representantes sindicales afirman que la actual situación del Grande Covián es «una anomalía en el sistema sanitario asturiano»

27.02.2010 | 01:00
Lola Colunga.

Arriondas, Ramón DÍAZ

La presidenta del comité de empresa del Hospital del Oriente, Lola Colunga, aseguró ayer que la ley de integración del centro en la red sanitaria pública asturiana será «buena» para los ciudadanos de la comarca y para los trabajadores. Negó que exista riesgo laboral alguno para la plantilla con la integración, «tal y como han señalado todos los dictámenes jurídicos emitidos». Afirmó que la integración, en los términos que proponen PP e IU, mejoraría «sensiblemente» la atención sanitaria en Arriondas.


Colunga defendió que no es tiempo de debates jurídicos, sino «el momento de los políticos» y de «resolver una anomalía en el sistema sanitario asturiano», en referencia al hecho de que el de Arriondas es el único hospital cabecera de área regido por una fundación.


Colunga señaló que el debate político sobre la integración, rechazada por el PSOE y el Gobierno del Principado al observar indicios de inconstitucionalidad y riesgo laboral para los trabajadores, debe centrarse en ese ámbito, y que el debate jurídico tampoco compete a la plantilla. Colunga destacó que la «política del miedo ya no vale».


La presidenta del comité de empresa negó rotundamente que en el Grande Covián haya un conflicto laboral, como asegura la Consejería de Salud. «Hay casos judiciales (unos cuarenta pendientes), que no es lo mismo, pero en este centro no se ha convocado en los últimos años ni una huelga ni un paro en horario de trabajo. Todas las movilizaciones las hemos realizado en nuestras horas libres», destacó Colunga, quien negó que en Arriondas se esté prestando una asistencia sanitaria idéntica a la de los hospitales del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa). Puso como ejemplo el Hospital de Jarrio, que, según apuntó, atiende a una población ligeramente menor que la del Oriente, pero que cuenta con casi 100 trabajadores más, unas 40 camas más, una ratio de médicos especialistas por habitante superior y un presupuesto para atención especializada notablemente mayor que el de Arriondas. «Si la asistencia y los resultados son idénticos en Arriondas y Jarrio alguien tendrá que dar explicaciones», añadió


Más diferencias: el Hospital de Arriondas, según Colunga, tiene presupuestado este año 30.000 euros para remodelar el área de Urgencias (una reivindicación histórica del comité de empresa), mientras que la última reforma ejecutada en Jarrio, hace unos años, superó el millón de euros de inversión.


Colunga negó que los trabajadores del Hospital pretenden una estatutarización encubierta con su integración en el Sespa. «Eso es absurdo, porque la estatutarización no se pide, la ofrece el Gobierno y requeriría un decreto». Añadió que la situación laboral de los trabajadores del centro no variará con la integración: «seguiremos siendo personal laboral fijo, trabajaremos las mismas horas, ganaremos lo mismo y tendremos iguales derechos y deberes», sólo cambiará el empleador, que dejará de ser una fundación pública y pasará a ser el Sespa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook