Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En busca del maná de los Picos

Los concejos asturianos reclaman las ayudas del parque nacional para limpiar entornos de ríos, reparar infraestructuras, soterrar cableados y mejorar alumbrados

Reparar infraestructuras públicas, limpiar entornos de ríos, soterrar cableados o mejorar la eficiencia energética son algunas de las actuaciones para las que solicitarán ayuda los seis ayuntamientos asturianos del parque nacional de los Picos de Europa: Amieva, Onís, Cangas de Onís, Cabrales, Peñamellera Alta y Peñamellera Baja. Tienen hasta el día 16 para presentar proyectos. Los ayuntamientos se repartirán 229.651 euros. Todos los alcaldes coinciden en un punto: las subvenciones al entorno socioeconómico del parque nacional son escasas, mucho menores que las que se concedían antes del estallido de la crisis económica, que eran recibidas como un auténtico maná. Eso sí, los casi 230.000 euros de este año son más que nada, pues nada fue lo que se repartió durante los tres últimos ejercicios. Aporta el dinero el Gobierno central, pero lo parte y lo reparte el del Principado. Hay tope: ningún ayuntamiento puede recibir más de 95.000 euros.

Cangas de Onís. El equipo de gobierno que encabeza José Manuel González (PP) quiere ampliar las aceras del denominado "puente nuevu", situado junto al "puente romano" y por el que discurre la N-625. El proyecto, aún en fase de redacción, implicará un gasto de unos 70.000 euros y prevé la ampliación de la acera más cercana al puente medieval de los 1,9 metros actuales a los 4 metros. Para ganar terreno se reducirá la anchura de los dos carriles de la N-625 hasta los 3,5 metros mínimos que exige la ley para cada carril. Carreteras ya ha dicho "sí". Además, el Ayuntamiento demandará ayuda para acometer una actuación medioambiental en el entorno del "puente romano" y el parque de la Casa Riera, que incluirá la limpieza de la margen derecha del río Sella, así como la creación de un arboreto con flora autóctona. El Alcalde destacó que el dinero a repartir supone unos 100.000 euros menos que el de hace tres años, con la particularidad de que ahora hay un ayuntamiento más, pues se ha incorporado al espacio protegido Peñamellera Alta. González confía en que el dinero a repartir aumente en próximas convocatorias y en que nunca más haya que afrontar una "travesía del desierto" como la de los últimos tres años, sin subvenciones.

Cabrales. El alcalde, Francisco González (PP), pretende afrontar con las ayudas del parque nacional dos graves problemas municipales: los vertidos de algunas queserías de Tielve al río Duje y el lamentable estado del camino que une los dos barrios de Bulnes: La Villa y El Castillo. Los proyectos están en fase de redacción, por lo que aún se desconoce el presupuesto. González no está de acuerdo con los baremos que se utilizan a la hora de repartir las ayudas, pues considera que Cabrales es el municipio asturiano que más terreno aporta al espacio protegido y el que más localidades y habitantes tiene dentro del parque, por lo que a su juicio debería de ser "el concejo prioritario en todo", también al cobrar. En cuanto al dinero a repartir, considera que es "poquísimo", pues aunque se consiguiera el máximo, 95.000 euros, "implicaría estar superapretados".

Amieva. La mejora de las infraestructuras eléctricas es la propuesta del alcalde, José Félix Fernández (Foro) para la convocatoria de subvenciones. El número de pueblos favorecidos dependerá del dinero que se reciba. El proyecto se acercará a los 50.000 euros y prevé mejorar la eficiencia energética en los alumbrados públicos mediante la renovación del cableado, los cuadros y los puntos de luz. Un ejemplo: en Vis aún hay farolas sobre postes de madera, que han de ser sustituidos por otros de hormigón. El regidor cree que se reparte "poco dinero" y que, por lógica, deberían baremarse los proyectos "según su relación con el medio ambiente". Confía en que aumente la dotación en el futuro: "si se llegara a los 100.000 euros que recibía Amieva hace años podríamos, por ejemplo, darle una vuelta al alumbrado de todos los pueblos y dejarlo en estado de revista".

Onís. El alcalde, José Manuel Abeledo (PSOE), ve con buenos ojos el actual sistema de baremación, "para que no nos lo gastemos en lo que nos dé la gana", aunque le gustaría que la dotación fuera mayor y que no salieran tan beneficiados los concejos "grandes"; esto es, que el dinero se repartiera "en función de las necesidades reales". El regidor solicitará ayuda para el acondicionamiento de caminos en varios pueblos del concejo (La Robellada, Demué y Bobia Arriba) y la construcción de un ramal de saneamiento en el barrio de Soberón, en Villar, lo que costará 59.641 euros. Además, demandará una inyección económica para acometer mejoras de seguridad en la pista polideportiva de Benia, incluyendo el cubrimiento de los laterales y el refuerzo del techo y de los pilares metálicos que sujetan la estructura. Esta actuación se ha presupuestado en 9.735 euros.

Peñamellera Baja. El alcalde, José Manuel Fernández (PP), solicitará ayuda para mejorar la eficiencia energética, mediante la sustitución de luminarias y equipamientos en tres pueblos: Abándames, Merodio y Siejo. Ejecutar el proyecto costará 50.000 euros. En cuanto al reparto, el regidor asegura que su concejo sale "mal parado". No está de acuerdo con los baremos utilizados y cree que deberían tenerse en cuenta, únicamente, los proyectos y su interés medioambiental. Fernández se quejó del "error histórico" que ha perjudicado a Peñamellera Baja durante años, al no computar las hectáreas reales que aporta el concejo al Parque. Destacó, además que los peñamelleranos han protagonizado un hecho único en España, pues fueron los vecinos los que solicitaron la ampliación del parque nacional. "Ha sido la primera vez en España que la ampliación de un parque nacional surge de abajo a arriba", subrayó el Alcalde, que demandó "más dinero" para próximos ejercicios, así como que el Principado "complemente" la aportación del Estado.

Peñamellera Alta. A la alcaldesa, Rosa Domínguez de Posada (Foro) le parece "ridículo" el dinero a repartir, más aún al considerar que "se lo comerán casi todo los ayuntamientos grandes. Subrayó que su municipio sólo puede optar a uno de los cinco apartados "subvencionables", el referido a modernización de infraestructuras urbanas, periurbanas y rurales. Y como una de las grandes necesidades locales, la canalización del pueblo de Oceño implica un gasto de 650.000 euros se ha visto obligada a encargar un proyecto para acometer "sólo un trozo": la canalización en la zona más problemática, donde se registran continuas inundaciones en una casa particular. El proyecto costará 34.000 euros. "Me siento decepcionada, porque las ayudas están pensadas para los grandes y se conceden en función del número de votos. Nosotros sólo tenemos 570 habitantes, así que los demás municipios nos superan en todo" lo que el Principado tiene en cuenta a la hora de baremar las ayudas, añadió.

Compartir el artículo

stats