Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plantilla, entre el derecho a la huelga y el deseo de no perjudicar a los pacientes

"Los inicios fueron muy duros porque había poco personal", rememora Teresa Suárez

Las huelgas reclamando la integración en la red de salud pública asturiana -que se aprobó en 2010- fueron para los trabajadores del hospital de Arriondas algunos de los momentos más duros a los que tuvieron que hacer frente en las últimas dos décadas. Así lo recuerda la piloñesa Tensi Azcoitia, enfermera supervisora de la primera planta, que comenzó a trabajar en las instalaciones justo un mes después de que estas abrieran sus puertas. "Por un lado sabíamos que teníamos derecho a defender unas reivindicaciones que creíamos justas. Por otro, no queríamos que nuestras movilizaciones repercutieran negativamente en el servicio que se prestaba a los pacientes", explicó.

En la misma línea se expresó Teresa Suárez, al frente del servicio de Rayos X desde que el hospital abrió sus puertas hace 20 años. "Los inicios fueron muy duros porque había poco personal. El reto de mi servicio, en el que trabajan tres profesionales, es contar con uno más y aunque no es fácil porque existe un déficit de profesionales a nivel nacional, me siento respaldada por el equipo del centro en esta lucha", aseguró esta ovetense.

El administrativo Miguel Ángel Cornejo, otro de los veteranos, admitió que "todo es mejorable". "Esperemos que sigan apostando por estas instalaciones y nos dejen jubilarnos aquí", apostilló.

Además de las huelgas, para miembros de la plantilla como la enfermera Paloma Pérez uno de los momentos más duros fue el accidente de Buelna en el que fallecieron ocho personas tras colisionar un autobús escolar con un camión. "Hacía poco más de un año que había abierto el hospital y aquello fue terrible", explica la mujer, que también fijó las inundaciones de junio de 2010 como otra de las fechas más trágicas de las instalaciones parraguesas. "A pesar de todo siempre hemos conseguido salir adelante como la gran familia que somos y este centro tiene mucho futuro. En los próximos veinte años seguro que todo va a mejor", señaló.

Compartir el artículo

stats