Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Peñamellera Baja dota con máquinas de coser el centro de Sor Ángela en el Congo

La religiosa está equipando un servicio de salud mental y prevé impulsar talleres ocupacionales

Sor Ángela Gutiérrez enseña a utilizar la máquina de coser a una usuaria de uno de los centros de salud mental. | Eva San Román

Sor Ángela Gutiérrez enseña a utilizar la máquina de coser a una usuaria de uno de los centros de salud mental. | Eva San Román

Máquinas de coser para demostrar el valor de las personas, para enseñarles su utilidad y para incluirles en la sociedad. El Ayuntamiento de Peñamellera Baja equipará con máquinas de coser un centro de salud mental de la República Democrática del Congo, impulsado por una de sus vecinas, Sor Ángela Gutiérrez. La monja lleva más de tres décadas luchando contra la marginación que sufren estos enfermos en ese país. Ha impulsado la creación de dos centros de salud mental, el primero, en 1991, Telema Matete, y el segundo, cuya construcción acabó hace unos pocos meses, Telema Kintambo. Ha ayudado a centenares de pacientes y quiere continuar la labor.

Entre todas las actividades que la monja ha desarrollado se encuentra ahora la creación de talleres ocupacionales que propicien la inclusión social de los enfermos y su propia autoestima. Uno de ellos consiste en impartir clases de costura. “Actualmente, sólo hay una máquina y necesitan más”, cuenta su familia de Panes. “A día de hoy atiende a unos 15 enfermos” y, al menos, habría que alcanzar esa cantidad para que todos pudieran participar de esta nueva iniciativa.

El Ayuntamiento de Peñamellera Baja se encargará de conseguirlas. “Apoyaremos su causa en todo lo que podamos, los vecinos de Peñamellera aportarán el material para que los talleres puedan salir adelante”, explica el alcalde, José Manuel Fernández. La suma a invertir supera los mil euros, pero el regidor asume que “aún le queda mucho por hacer” dentro de la infraestructura. “Necesitan también ordenadores e incluso un depósito de agua”, reconoce el primer edil, quien se ha comprometido también a financiar la televisión.

En África, recuerda la familia de la religiosa, “el enfermo mental no cuenta” porque son considerados “endemoniados” y, desde su percepción de la realidad “suponen un grave peligro para la familia y para el entorno”. Por eso, lamenta, “muchos optan por encerrarlos en casa para evitar la vergüenza”. Otras veces, “los abandonan en grandes ciudades donde malviven de la caridad o en los basureros”. Y, en diferentes ocasiones, “son entregados a sectas locales que para exorcizar al diablo les encadenan a los árboles y les someten a latigazos y a ayuno”.

Sor Ángela Gutiérrez fue propuesta por la Fundación El Pájaro Azul, el pasado año, como candidata al Premio Princesa de Asturias de la Concordia. “A sus 73 años sigue demostrando que con trabajo diario, esfuerzo y cariño hay barreras que pueden ser derribadas”, defienden las hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús.

Compartir el artículo

stats