Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En Purón claman por su boj bicentenario

Una vecina de la localidad llanisca denuncia el “destrozo” en el árbol, que atribuye a los operarios que limpiaron el arcén de una vía próxima

El boj de la localidad llanisca de Purón. | E. S. R.

El boj de la localidad llanisca de Purón. | E. S. R.

A Soledad Ramos le han “destrozado” el boj de “200 años” que tenía en el jardín de su casa de Purón, en Llanes. Lo han hecho, denuncia esta mujer, “los operarios del Gobierno del Principado que por fin se han dignado a limpiar los arcenes de la carretera, y no han tenido en cuenta nada, han tirado de largo, y han arrancado parte de un árbol al que dediqué años para lograr tenerlo como estaba”.

No es el único tesoro que mimaba, dice, también adora al Texu que, imponente, presume con salud de sus 300 años. Esta madrileña con casa en la localidad llanisca, solía venir junto a su marido, el dibujante Julio Rey, de forma habitual, aunque ahora la pandemia ha frenado sus rutinas, “pero ha sido clamoroso y me han llamado mis vecinos escandalizados”, asegura.

“Llevaban dos años sin hacer la limpieza de la carretera, y ahora han hecho esto, es lamentable. Dediqué cuatro años a luchar contra la oruga asiática para que no destrozara el árbol y lo logré, pero ahora se lo han cargado”, censura disgustada.

“La ineficacia de esta gente es clamorosa y ahora nadie tendrá competencia, claro, pero este árbol está protegido y es fruto de mucho trabajo. Luché mucho por él, es un árbol muy importante, Asturias es un paraíso natural por especies como ésta, entre otras cosas, este boj era una joya de la naturaleza que ahora no sabemos si podremos recuperar porque nadie se va a responsabilizar”, lamenta Ramos.

Las ramas, reconoce, “salían a la carretera, una carretera que no sólo no limpian, sino por la que no pasa nadie, no estorbaban a nadie, ni nadie nos notificó que había que podar. El árbol está dentro de una propiedad privada, no tenían derecho, ni han tenido criterio”, afea.

Ahora “un grupo de jardineros irá a ver si puede hacer algo por él, pero el despropósito debe hacerse público porque se han cargado un árbol hermoso”, zanja.

Compartir el artículo

stats