DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El colectivo Muyeres Rurales reorienta su labor hacia el apoyo a las emergencias sociales

El grupo recauda fondos para los más vulnerables y ha logrado sufragar el regreso a casa de una familia que se quedó sin trabajo en Asturias

Por la izquierda, Adela Tomás, Carolina Carmona, Carmen Codesal y Sol Herrero, con material sanitario –mascarillas y geles desinfectantes– reunido por el colectivo. | R. E. S. R.

Por la izquierda, Adela Tomás, Carolina Carmona, Carmen Codesal y Sol Herrero, con material sanitario –mascarillas y geles desinfectantes– reunido por el colectivo. | R. E. S. R.

El mundo ha cambiado y el fin de aquello que nació para ser útil debe adaptarse. El colectivo feminista Muyeres Rurales del Oriente de Asturias ha iniciado una campaña para recaudar dinero y hacer frente así a todas las situaciones de emergencia que ha dejado sobre la mesa la crisis económica que se deriva de la sanitaria. Poco a poco, van llevando huchas a las villas y pueblos más importantes de la comarca para que, quien así lo considere, pueda contribuir a la causa y aminorar los apuros económicos de quien urge una ayuda social.

Cuenta Begoña Collado, una de las integrantes del colectivo, que las alarmas saltaron cuando una familia recurrió a ellas para poder regresar a su casa. “Estaban sin trabajo, con una cría pequeña, y decidieron venir a Asturias hace más de un año para desarrollar su formación, relacionada con las artes plásticas. Con la llevada del coronavirus la situación laboral empeoró hasta que se quedaron sin trabajo y sin medios para regresar a su lugar de origen, para lo que tenían que atravesar media Península. Así que iniciamos una colecta para pagar los gastos y logramos sufragar su vuelta”, celebra Collado.

Pero aquello “que iba a ser algo puntual, nos ha hecho pensar y hemos decidido ampliar la red de apoyo” que ya tenía este colectivo. “Hemos intensificado durante los últimos meses el trabajo porque somos conscientes de que hay muchas familias en situación vulnerable, muchas mujeres que tienen que sacar a su familia adelante y necesitan ayuda, mucha”, lamenta Collado. “ A veces los servicios sociales no llegan por los motivos que sean, casi siempre porque los plazos para la concesión de ayudas se dilatan demasiado y, en la mayor parte de los casos, es más urgente. Está Cáritas y Cruz Roja, pero todo es necesario y no todas las entidades llegan a todo”, dice.

Red de ayuda

Por eso “queremos potenciar una red de apoyo colectivo, que cada vez seamos más fuertes en el Oriente de Asturias y necesitamos la fortaleza de esa red para detectar cuantas más necesidades concretas mejor, para darles visibilidad y prestarles auxilio y socorro, para que sepan que estamos aquí y puedan venir a pedirnos lo que necesiten”. A veces será ropa, otras productos de higiene, “ahora también recogemos juguetes para los más pequeños y ya se han repartido geles hidroalchólicos y mascarillas para prevenir los contagios, cuentan. En los próximos meses la situación que se avecina va a ser dura, vaticinan, “por eso debemos ampliar todo lo que podamos nuestro marco de actuación y darnos a conocer”.

Los casos “nos fueron llegando a través de los centros asesores de la mujer, de ahí sólo una parte de la importancia de mantenerlos abiertos”, subraya en alusión al cierre temporal por el que pasa el centro comarcal debido, según el Ayuntamiento llanisco, a los trámites administrativos para renovar el contrato de las dos trabajadoras.

Compartir el artículo

stats