El XXVIII Descenso del Sella Adaptado se disputará el próximo 1 de agosto

Estará limitada la participación a 80 piraguas, cumpliendo el protocolo de prevención ante el Covid-19

Alberto Álvarez, presidente de la española de deporte adaptado

Alberto Álvarez, presidente de la española de deporte adaptado

J. M. Carbajal

Ya se encuentra abierto en plazo de inscripción para aquellos interesados en participar en la vigesimoctava edición del Descenso del Sella Adaptado que este año 2021 se dilucidará el próximo 1 de agosto (domingo) y que, al igual que en la pasada edición de 2020, “contará con la aplicación del protocolo de prevención ante el Covid-19, a la vez que tendrá limitada la participación a 80 piraguas, debido a las restricciones, aún vigentes, para este tipo de eventos”, según matizan desde FEDEMA.  

La organización de la prestigiosa prueba de descenso de ríos corre a cargo de la Federación de Deportes para Personas con Discapacidad Física del Principado de Asturias (FEDEMA), en colaboración con la Escuela Asturiana de Piragüismo y la Federación de Piragüismo del Principado de Asturias, junto con la Dirección General de Deportes del Principado y el Ayuntamiento de Parres, entre otros organismos e instituciones. 

En la edición del año pasado participaron en la prueba treinta palistas con discapacidad, veintidós de ellos de la clase A (lesiones más leves) y los ocho restantes de la clase B (usuarios de silla de ruedas, especialmente lesionados medulares), toda una clásica en el calendario estival, donde se combina a la perfección deporte, naturaleza y aventura, siendo un referente de cuantas se disputan en este país a nivel de deporte adaptado. 

El presidente del codis, feliz, en la pasada edición del sella adaptado

El presidente del codis, feliz, en la pasada edición del sella adaptado

Los piloñeses Pablo González Calvo, de Sevares, y Carlos González Somovilla, son los vigentes vencedores del Descenso del Sella Adaptado que, por primera vez en su historia y cumpliendo con todos los protocolos por la incertidumbre de la pandemia por el Covid-19, se disputó en la especialidad contrarreloj, sobre 5.000 metros, aproximadamente. Los flamantes campeones piloñeses, habían quedado terceros en la emblemática prueba piragüistica tanto en el año 2016 como en 2019. 

Los deportistas palearán en canoas especialmente diseñadas por la Escuela Asturiana de Piragüismo, en cuya sede, en Arriondas, se pondrá en marcha el tramo no competitivo (11 kilómetros) que llevará a los participantes hasta la revuelta conocida como La Uña, a la altura de Llordón, lugar donde se realiza una parada técnica y avituallamiento para, seguidamente, proceder dar paso a la salida oficial del tramo competitivo (5.000 metros) del Sella Adaptado con la pancarta de meta localizada bajo el puente de Feve, en Llovio (Ribadesella). 

Dos piragüistas remando en el sella

Dos piragüistas remando en el sella