Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El orgullo de los “duques del Sella”

Los cinco ribereños homenajeados por su trabajo por la fiesta de las Piraguas reciben como un honor especial sus títulos de nobleza sellera: “Es una cosa muy guapa”

Ambiente de fiesta en el desfile de las piraguas el último año que se celebró.

El Sella vuelve a tener duques y duquesas del río. Como cuando Dionisio de la Huerta, el alma de la fiesta del descenso, otorgaba distinciones a quienes promocionaban no solo la prueba deportiva, sino también a los que animaban y apoyaban el festejo convirtiéndose en imprescindibles.

Y rescatando esa tradición, la Asociación Amigos de Dionisio de la Huerta acaba de elegir a sus “duques de las aguas del Sella”. “Duques” del 2021, un año en el que la fiesta, de nuevo, se ve condicionada por la pandemia.

Ese nuevo cuerpo de la nobleza sellera lo componen Ángel Luis Menéndez, de la asociación Los Tritones, de Infiesto; Fernando Fondón, de la asociación Selleros de Parres; Jennifer Rodríguez, de la asociación Entaína Ribeseya; Pedro Fuente Olmo, de la asociación Los Botijos de Cangas de Onís, y Aurora Hevia, de la asociación Roblón de Coya. Todos ellos activos impulsores de la fiesta de las Piraguas que se reconocen “emocionados” por unos nombramientos como los que les han dado.

Por la izquierda, Ángel Luis Menéndez, “Kevi”; Pedro Fuente Olmo, “Mole”; Fernando Fondón, y Jennifer Rodríguez, minutos antes de recibir sus títulos de “duques” y “duquesa” de las aguas del Sella.

“Todo comenzó recordando la historia de Dionisio de la Huerta. Recopilando su historia nos llamó la atención las distinciones que otorgaba a las personas vinculadas al Sella. Él los llamaba ‘hacedores del Sella’, nombraba duques, archiduques, almirantes fluviales... todos cargos referentes a la nobleza y al río. A las mujeres las llamaba sirenas del Sella”, explica Alberto Estrada, miembro de la entidad que concedió los galardones, al que el mismo Dionisio Huerta nombró “Almirante fluvial honorario” por sus cuadros y esculturas sobre el río del oriente asturiano.

Fernando Fondón no puede estar más orgulloso de su nombramiento: “Soy ribereño, nací aquí, fui piragüista y tuve una empresa de canoas. Ahora tengo un negocio de hostelería pegado al río. El Sella es todo para mí”, dice uno de los nuevos “duques”. Asegura que la distinción también ha sido una gran alegría para su asociación: “no nos los esperábamos y nos prestó mucho. Valoramos enormemente que venga de la Asociación Amigos de Dionisio de la Huerta. Todos los premiados trabajamos muy duro para recuperar el desfile del Sella” cuenta el agraciado.

El río Sella.

El río Sella.

Para Ángel Luis Menéndez, “Kevi”, de Los Tritones, también es todo un orgullo la distinción. “Es un gran honor, es un reconocimiento a todo el trabajo que llevamos haciendo desde hace casi 30 años por el desfile del descenso del Sella y por las piraguas. Además era una distinción que hacia el propio Dionisio hacía, así que es un reconocimiento por el que estoy muy contento” comenta Ángel Luis Menéndez.

Pedro Fuente Olmo, “Mole”, de Los Botijos, de Cangas de Onís, que llevan desde 1987 animando y trabajando en el desfile, relata igualmente la emoción que sintió “por un premio con el que no contaba. Fue una cosa muy guapa”. A Jennifer Rodríguez, de la asociación Entaína Ribeseya, lo que le gustaría es que este “título” se le otorgue a muchos más que impulsan el desfile. “Es un reconocimiento a la labor de toda la asociación por todos estos años de trabajo; no tendría sentido sin ellos. Espero que seamos muchos más duques en los próximos años”, proclama.

Aurora Hevia, en el centro, que no pudo asistir a la recogida del galardón.

Aurora Hevia, en el centro, que no pudo asistir a la recogida del galardón.

Aurora Hevia, nacida en Coya, el mismo pueblo de Dionisio de la Huerta, otra “duquesa” de reciente nombramiento, recuerda que desde pequeña todos sus vecinos trabajan por la fiesta de las Piraguas. Fue así como se recuperó la tradición a través de la asociación Roblón de Coya. “Hemos trabajado muy duro para recuperar esta tradición. Estoy muy contenta y orgullosa por el premio que se ha vuelto a retomar” afirma Aurora Hevia.

Ahora toca esperar a que la pandemia mejore y los “duques” y “duquesas” del Sella puedan ejercer las responsabilidades y deberes de su título, junto con sus compañeros de asociaciones, para que el festejo de las piraguas no pierda ni un ápice de tronío.

Compartir el artículo

stats