Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La demanda de trajes típicos se dispara, con reservas para fiestas de septiembre

La única tienda especializada de Cangas de Onís ya no dispone de existencias en alquiler para el 13 de junio, día grande de San Antonio

Por la izquierda, Loli del Valle, Natalia Capellín e Inma Gutiérrez, en Azabache. | M. Villoria

Una explosión de azabache, terciopelo y paños de colores. Eso es lo que se espera para los próximos meses en las calles de las localidades de la comarca que volverán a recuperar las procesiones multitudinarias. La demanda de alquileres de trajes regionales es altísima, registrándose a estas alturas del año reservas para fiestas que se celebrarán en septiembre.

Trajes Elsa es la única tienda especializada de Cangas de Onís y la única ubicada en los concejos de interior. A pocas semanas de San Antonio, no tiene disponibilidad. “Está todo reservado desde hace tiempo”, señala Elsa Sánchez, la propietaria. La demanda para el 13 de junio se extiende a las empresas de alquileres en Llanes, que también registran una fuerte demanda. Es en ese concejo costero donde se concentra la mayor oferta de estas empresas, que ya tienen reservas para otras grandes fiestas como El Bollu de Arriondas o las citas llaniscas de La Magdalena, San Roque o La Guía.

El sector fue uno de los más castigados en la pandemia, un parón total que la mayoría aprovechó para realizar nuevos trajes y crear productos como bolsos o camisas. “Aquello fue un desastre. Este año estamos contentos”, afirma Elsa Sánchez.

Elsa Sánchez.

Todos los profesionales del sector coinciden en que hay una mayor previsión de la gente, que ya se interesó desde el mes de febrero por la disponibilidad de trajes. Inma Gutiérrez y Natalia Capellín montaron justo antes del confinamiento Azabache en Llanes. Este será el primer año que ofrezcan alquileres después de que la tienda lograra mantenerse a flote durante la pandemia al dedicarse también a otras facetas como la venta de todos los materiales necesarios para hacer un traje típico. “Durante el año de parón la tienda se movió gracias a la parte de la costura en la elaboración del traje, también hicimos bolsos bordados a mano y camisas de calle basadas en los diseños de los modelos de llanisca”, comenta Loli del Valle, modista de la tienda, con lista de espera para La Guía.

“Se agradece que entre gente por la puerta, necesitamos trabajar y tenemos muchas ganas de que empiece todo a moverse”, comentó María Jesús Galán, de trajes Josefina Fernández, desde su nuevo local en Cue.

“Para San Antonio está súper animado y para el Bollu también”, confirma Marina Tudela, trabajadora de la empresa Tere Blanco sobre las buenas perspectivas del sector para este verano.

Compartir el artículo

stats