29 de julio de 2010
29.07.2010
La mar de Oviedo

Argamasilla

Argamasilla de Alba es el lugar de cuyo nombre Cervantes no quiso acordarse, aunque el octosílabo «En un lugar de La Mancha» viene del romance «El amante apaleado»

29.07.2010 | 02:00
Argamasilla

Argamasilla de Alba es el lugar de cuyo nombre Cervantes no quiso acordarse, aunque el octosílabo «En un lugar de La Mancha» viene del romance «El amante apaleado», y «de cuyo nombre no quiero acordarme» era fórmula usada para comenzar un cuento. En todo caso, según los argamasilleros, el primer boceto de «El Quijote» se gestó en su pueblo, en el angosto sótano de la casa de Medrano, donde asuntos fiscales o de faldas encerraron al Manco, entonces recaudador de alcabalas. A cambio de Bali, Marrakech u Orán, tan chic, sería más castizo y fascinante irnos a algún lugar de La Mancha, muy cerca ahora, con los controladores enfermos y la Guardia Civil desmotivada. De Oviedo a Ciudad Real, a una media de doscientos, nos ponemos en tres horas y poco pico. Y de cazarnos, que nos encierren en las catacumbas de Medrano, a ver si escribimos algo curioso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine