28 de enero de 2014
28.01.2014
ÓPERA DE OVIEDO | LXVI TEMPORADA

Notable sin llegar a sobresaliente

La primera representación de la ópera "Don Giovanni", de Mozart, en el teatro Campoamor se saldó positivamente, aunque sin llegar a las emociones propias de las grandes citas

28.01.2014 | 08:31
Notable sin llegar a sobresaliente

Los contertulios convocados por LA NUEVA ESPAÑA analizaron ayer a conciencia la primera representación de la ópera "Don Giovanni", de Mozart, que se vio el domingo en el Campoamor, apuntando luces y sombras, y siempre, como indicaron, en un buen nivel, aunque sin llegar a la excelencia. Las voces, correctas, pero con algunos desajustes. La escena, conocida porque es una producción de Ópera de Oviedo que ya se vio en 2009, minimalista, con aciertos y problemas de iluminación, aunque en ese punto no hubo acuerdo. Bien la orquesta, sin mayores matices. Bien el espectáculo, que el público aplaudió mucho.

La tertulia se celebró en la tarde de ayer, en Oviedo, en el auditorio Príncipe Felipe.

PALOMA MURO DE ZARO. La esencia de "Don Giovanni" es egoísmo, deshonra, mentira y venganza. Y la presencia de la muerte desde el inicio de la obra. Al libertino le corresponde la tonalidad de re menor, que utiliza Mozart en los grandes momentos.

RAÚL ANGULO. Como en el "Réquiem" y después en muchas obras del siglo XIX.

PALOMA MURO DE ZARO. O en la Reina de la Noche.

RAÚL ANGULO. Re menor se corresponde con la figura del padre y con la muerte.

PALOMA MURO DE ZARO. La obertura la escribió horas antes del estreno.

RAÚL ANGULO. Por lo visto, escribió la obertura y el final al mismo tiempo.

SUSANA ARIAS. Se estrenó en Praga con gran éxito y fracasó en Viena.

PALOMA MURO DE ZARO. El emperador dijo que era una obra divina, pero no para los dientes de los vieneses. Y Mozart exclamó: "¡Que aprendan a masticar!". Me parece que algo así se podría decir de Oviedo. Hasta 1996 no se puso aquí.

RAÚL ANGULO. Bueno, dos señoras que tenía al lado comentaron que les gustó la mitad de cada acto, las partes que no tenían recitativos.

PALOMA MURO DE ZARO. El Campoamor estaba lleno y con el público muy dispuesto a disfrutar. Pero lo cierto es que hasta 1985 que se puso "Così fan tutte" no se había programado ninguna ópera de Mozart, ¿por qué?

RAÚL ANGULO. Se siguió siempre el gusto italiano. La dramaturgia de Mozart es distinta. No tiene determinados lirismos y sentimientos.

MABEL MODROÑO. Vimos a un don Giovanni, el barítono Rodion Pogossov, algo corto de recursos, con un registro equilibrado, sin excesos ampulosos y que no trató de ser el no va más.

RAÚL ANGULO. Estuvo bien, discreto. No memorable.

SUSANA ARIAS. El bajo Simón Orfila fue el más completo. Bien de voz y como actor de un título bufo.

RAÚL ANGULO. Le faltan graves.

MABEL MODROÑO. Hablaban de su vibrato; el caso es que debe conocer bien el papel a juzgar por el resultado.

PALOMA MURO DE ZARO. Falló en los graves.

RAÚL ANGULO. El timbre de don Giovanni y de Leporello eran similares y eso es un problema.

MABEL MODROÑO. Pero en los dúos estuvieron bien.

PALOMA MURO DE ZARO. Don Giovanni no fue convincente. Le faltó esa voz poderosa que debe dominar aunque no tenga grandes arias.

SUSANA ARIAS. Ni la planta, ni el timbre ni la escenificación.

MABEL MODROÑO. Pues me pareció que era solvente en la escena. Lo peor siempre son los excesos. Es una ópera bufa y dramática. La encontré empastada.

PALOMA MURO DE ZARO. El mejor fue don Octavio, vamos, el tenor Antonio Lozano. Ya cantó ese papel aquí en 2009, sustituyendo a Albelo. Cantó "Oh mio tesoro" magníficamente.

SUSANA ARIAS. En conjunto empezaron bien y fueron a más.

MABEL MODROÑO. La soprano María José Moreno, como doña Ana, fue mejorando en la voz media.

PALOMA MURO DE ZARO. El papel de doña Ana era el favorito de Mozart. Estuvo bien en algunos pasajes, pero es demasiado ligera.

SUSANA ARIAS. Sí, al inicio especialmente se notó eso que dices.

MABEL MODROÑO. Es lírico ligera.

PALOMA MURO DE ZARO. Mozart escribió el papel para una soprano lírica. El dúo en el primer acto estuvo bien. Sustituyó acertadamente a Auxiliadora Toledano.

MABEL MODROÑO. No es determinante.

PALOMA MURO DE ZARO. En cuanto a doña Elvira, que hizo la soprano Virginia Tola, tiene un timbre chillón.

RAÚL ANGULO. En el aria del segundo acto tuvo un problema de voz. Tiene un vibrato feo y oscuro. Es una dama de alta alcurnia y muy enamorada, pero en la escena sólo se destacó su amor loco.

SUSANA ARIAS. Pierde la dignidad, el toque personal que da al papel es excesivo.

MABEL MODROÑO. Ningún personaje debe excederse ni en las líneas dramáticas ni tampoco en las bufas.

PALOMA MURO DE ZARO. Faltó tensión. Y eso es muy importante.

MABEL MODROÑO. Pues yo no vi grandes carencias y salí del teatro a gusto. Disfruté de Mozart.

SUSANA ARIAS. Cantaron bien, de una forma correcta. Pero el movimiento de la escena fue otra cosa.

RAÚL ANGULO. Sobre un montaje minimalista.

SUSANA ARIAS. Muy oscuro, mal iluminado.

RAÚL ANGULO. El juego de puertas y ventanas me pareció adecuado. Estuvo bien.

MABEL MODROÑO. Y cuando don Giovanni y Leporello se intercambian la ropa para confundir consiguen una actuación muy buena. Incluida la iluminación, que me pareció muy lograda.

RAÚL ANGULO. La escena final con el descenso a los infiernos también estuvo muy bien, muy redonda. En general, don Giovanni aparece más como un burlador que como un hedonista. Viva la libertad, canta. Invierte el orden social establecido.

PALOMA MURO DE ZARO. El coro estuvo correcto.

MABEL MODROÑO. No le puedes pedir más.

PALOMA MURO DE ZARO. La orquesta, correcta.

RAÚL ANGULO. Le faltaron matices.

MABEL MODROÑO. Muchos matices, pero no desajustó nada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook