Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía inicia una cruzada contra los conductores que no usan el intermitente

Las patrullas, ante el aumento de accidentes, vigilarán las rotondas y sancionarán las maniobras sin señalizar con multas de hasta 200 euros

El conductor José Luis Palacios, ayer, en un control de alcoholemia.

El conductor José Luis Palacios, ayer, en un control de alcoholemia. L. MURIAS

La Policía Local de Oviedo inició el pasado fin de semana la campaña intensiva de controles de alcoholemia que realiza cada año durante las fiestas navideñas. El primer día que se desplegaron los dispositivos preventivos, el pasado sábado, los agentes de la Policía Local detuvieron a un conductor en Colloto que quintuplicaba la tasa de alcohol permitida (0,25 miligramos de alcohol por litro de aire espirado).

Eran las cuatro de la tarde y minutos antes había provocado un accidente y se había dado a la fuga, según informaron fuentes policiales. El conductor fue detenido porque, cuando el resultado supera los 0,6 miligramos por litro de aire espirado se considera una alcoholemia penal, en lugar de sanción administrativa.

Durante estas fiestas navideñas los agentes de la Policía Local saldrán todos los días a la calle para realizar controles de alcoholemia de forma aleatoria en diferentes puntos de la ciudad, tanto en las vías de acceso como en las calles interiores. Los controles se realizarán tanto de día como de noche y su función es prevenir accidentes. Ayer, por ejemplo, uno de los controles de alcoholemia desplegado por los agentes se situó en La Tenderina. Durante todo el año se realizan controles de alcoholemia de forma intermitente, pero en Navidad se intensifican.

Compartir el artículo

stats