Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Del "Manolín" al "BoxPicker" de Mieres, las caras autómatas de la sanidad asturiana

El Servicio de Salud del Principado de Asturias sigue apostando por las nuevas tecnologías. Si en el caso del nuevo HUCA se optó por un sistema automatizado en la administración de los medicamentos a los pacientes, en el hospital de Mieres llevan dos años dispensando sus dosis con un sistema totalmente robotizado, el "BoxPicker".

Este sistema ha supuesto una inversión de 1,7 millones de euros y tras la resolución de los primeros fallos en su puesta en marcha, en la actualidad los responsables del hospital aseguran que evita más fallos que los sistemas automatizados, que a su vez mejoran los datos de los procesos manuales.

En el caso del HUCA han sido muy populares los robots que reparten medicamentos, pero también comida y otro tipo de materiales, por los pasillos, bautizados como "Manolín". Al igual que en el estudio desarrollado en el HUCA, en el caso de Mieres la tasa de error en la administración del medicamento ha pasado de un 5% en los sistemas tradicionales a un 0,3% con el "BoxPicker".

Las posibilidades de las nuevas tecnologías en el sector sanitario se multiplican cada día. Esta misma semana, Tim Pauwels, socio director de NewFusion, una empresa que ha implantado chips RDFI a varios de sus empleados para sustituir las tarjetas para abrir puertas o acceder al ordenador, hablaba de otras aplicaciones médicas. Estos chips, apuntaba, podrían incluir información para conocer el tipo sanguíneo de un herido, alergias o incluso implantes que midan parámetros médicos en tiempo real, como el azúcar de un diabético o la presión arterial de alguien con problemas cardiovasculares.

Compartir el artículo

stats