13 de abril de 2017
13.04.2017

El dueño de un laboratorio dental, con graves quemaduras tras incendiarse su negocio

El fuego se inició al intentar el herido quemar un hilo que sobresalía de un sillón del local | Fue trasladado al HUCA con daños en la cara y las manos

13.04.2017 | 01:19

Uno de los socios de un laboratorio dental situado en el número 9 de la calle Padre Aller, en Vallobín, sufrió ayer quemaduras de gravedad tras producirse un incendio en su local pasadas las 19.30 horas. Según fuentes del cuerpo de Bomberos, el herido se sentó sobre un sillón tras quemar uno de los hilos que sobresalían del mueble. Las llamas se propagaron después y el hombre y que responde a las iniciales J. T. A., trató entonces de apagarlas utilizando las manos. Así fue como se produjo unas lesiones que el fuego extendió a parte de su cabeza y cara y que obligaron a las asistencias a atenderle en la UVI móvil y trasladarlo al HUCA.

Según el testimonio de varios testigos, incluida la propietaria del local quemado, -los socios del laboratorio dental son sus inquilinos- uno de los vecinos acudió en ayuda del accidentado y atacó las llamas. Lo hizo, según las mismas fuentes, empleando el extintor de la comunidad anexa, situada en el número 11. Los bomberos remataron a su llegada las labores de extinción.

El padre del afectado se acercó al lugar del siniestro cuando su hijo ya había sido trasladado al hospital y varias personas del barrio trataron de animarle y le pidieron que tranquilizase a su esposa. "Dígale a su mujer que estaba consciente y que salió por su propio pie", señalaron varios testigos al hombre mientras se iba camino del HUCA y hablaba por su teléfono móvil. Tras el incendio, el local quedó precintado a la espera de que la Policía realice las investigaciones pertinentes. La dueña del inmueble había regentado en él una librería con anterioridad a que fuese alquilado por los socios del laboratorio dental. El incidente produjo cierto revuelo en la calle Padre Aller y quienes se encontraban frente al lugar del suceso en los momentos posteriores recibieron el apoyo de muchos peatones que se acercaron interesados.

Día complicado

El de ayer fue un día complicado para los efectivos del cuerpo de Bomberos de Oviedo, que tuvieron que desplazarse pasadas las 15.30 horas a Siones, cerca de Las Caldas, para sofocar un incendio forestal que se produjo cerca de una zona de viviendas. No hubo, sin embargo, heridos que lamentar. Los agentes tuvieron que acudir también a un piso de la calle Lagos de Somiedo, donde una lavadora se prendió fuego provocando la intoxicación leve por humo de una mujer que no llegó a necesitar asistencia médica. Se produjo además un accidente en la plaza Europa y los bomberos se personaron en la zona para adecuar la calzada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído