27 de febrero de 2019
27.02.2019

Un juzgado de Oviedo reconoce la legitimidad del negocio de colaboración entre Glovo y los repartidores

"El precio de cada servicio que lleva a cabo un repartidor de Glovo se fija cada vez que un usuario solicita dicho servicio y viene dado por la distancia recorrida, así como por el tiempo en realizar el servicio", revela la juez

27.02.2019 | 15:18
Un juzgado de Oviedo reconoce la legitimidad del negocio de colaboración entre Glovo y los repartidores

El juzgado de lo Social Número 4 de Oviedo ha resuelto que el contrato por el que se rige la colaboración entre Glovo y los repartidores que colaboran con la plataforma es válido, reconociendo así la plena legitimidad de su modelo de negocio.

Esta resolución judicial constituye la tercera favorable para la empresa en menos de seis meses, en un momento en el que se han sucedido distintas sentencias contradictorias. Es por ello que la compañía expresa la necesidad de crear un marco normativo que incluya este nuevo modo de trabajar.

Dicha sentencia llega a la conclusión de que "el precio de cada servicio que lleva a cabo un repartidor de Glovo se fija cada vez que un usuario solicita dicho servicio y viene dado por la distancia recorrida, así como por el tiempo en realizar el servicio." Además, también se destaca que "el profesional independiente tiene libertad para organizar la prestación de servicios y el horario lo marca él mismo".

Ante la demanda interpuesta, se expone además que: "no hay exclusividad y el profesional tiene total libertad para colaborar con otras plataformas."

Aun así, la compañía hace especial hincapié en la necesidad de buscar soluciones legislativas y no judiciales para esta actividad, tal y como citaba el Juez del Tribunal Social de Madrid que desestimó los argumentos de Glovo este mismo mes de febrero.


En este sentido, el cofundador de Glovo, Sacha Michaud, afirma que en Glovo desde el inicio han confiado en la legalidad y viabilidad de su modelo de negocio. "Considero importante destacar que en los últimos meses se ha judicializado no solo el negocio de Glovo, sino también el sector de las plataformas digitales en un escenario carente de un marco normativo adaptado a las nuevas relaciones laborales".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook