Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miriam Otero: "Nos educan para tirar hacia delante, pero tenemos derecho a estar tristes"

La psicóloga ovetense publica un libro en el que se ofrecen ejercicios para trabajar las emociones en casa

Miriam Otero: "Nos educan para tirar hacia delante, pero tenemos derecho a estar tristes"

Miriam Otero: "Nos educan para tirar hacia delante, pero tenemos derecho a estar tristes"

La psicóloga Miriam Otero asegura que "nos exigimos demasiado"y es por ello por lo que se desencadena la ansiedad, la depresión o esa sensación de ahogo que nos hace sentirnos infelices o que no llegamos a todo lo que queremos. Licenciada en Psicología por la UNED y experta en

La intención de Otero, que masticó la idea del libro durante las noches en las que sus hijos no dormían y pasaba horas paseándoles por la habitación, es "ayudar a toda esa gente que no puede venir a terapia". Uno de los mitos que se carga la autora es la creencia popular que aún persiste de que "quien va a un psicólogo está desequilibrado o también se asocia a debilidades de la persona y no tienen nada que ver con eso. El 99 por ciento de nuestros pacientes son personas que están pasando una situación difícil, ya sea laboral o personal, y nadie está libre de sentir todo eso. Personas perfectamente equilibradas". Explica la psicóloga ovetense que el tiempo "nos condiciona demasiado. Hay un tiempo lógico, pero el problema es que ya nos levantamos con la idea de que tenemos que llegar a todo". Una de las recetas que defiende Miriam Otero para liberarse de ese estrés que tanto asfixia es intentar "centrarse en el día a día", porque además la mayoría de las ansiedades las generan las preguntas que nos hacemos constantemente "¿Y sí no me sale bien, y si es algo grave? Normalmente es mucho peor todo lo que nos planteamos que lo que luego ocurre". Y es por ello que es común que la gente sufra ansiedad cuando no hay un motivo aparente para ello. "Cuando tenemos que enfrentarnos a una situación difícil, como la enfermedad de un familiar, nos centramos en ello. Estamos en una sociedad donde se nos educa para tirar hacia delante, pero eso no significa que las cosas no nos puedan afectar, por eso tenemos derecho a sentirnos tristes, pero hay una parte de esa tristeza que nosotros podemos gestionar. Es ahí donde los psicólogos damos pautas. La educación emocional es importantísima y fundamental desde que somos unos niños", apostilla la autora.

Miriam Otero reconoce que "todos deberíamos de ir al psicólogo, incluso nosotros mismos, los psicólogos". Ella lo hizo la primera vez cuando se divorciaron sus padres. "Pretendemos tener respuestas a todo, nos cuestionamos constantemente, vivimos demasiado rápido y nos surgen muchos miedos", concreta. Librarse de esa mochila que tanto pesa no es sencillo, pero sí si se recurre a un profesional que "nos ayude a gestionar esas emociones, que nos dé muletas en las que apoyarnos. Nos falta muchísima educación emocional, que debería de ser asignatura en los colegios", reclama.

En su libro analiza las situaciones más frecuentes que se encuentra en su consulta y ofrece ejercicios sencillos para hacer en casa que pueden ayudar a combatir esos miedos que atrapan y en muchas ocasiones no nos dejan vivir. "Hacemos tantas cosas mal, idealizamos el amor... Disney hizo mucho daño. Tenemos que dejar de ver fracaso donde solo hay una fase de la vida.", remata. Aceptarse es básico, y aceptar la vida con su blancos y negros.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats