Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ÓSCAR QUIJANO | Componente de "Café Quijano", que estará el sábado en Oviedo con su gira "La vida no es la, la, la"

"Estamos cómodos cantando boleros y tocando pop y rock"

"Los primeros años del grupo, desde 1997 a 2005, no paramos, así que tuvimos que descansar y volvimos con los boleros"

Óscar Quijano, flanqueado por sus hermanos Raúl (izquierda) y Manuel.

Óscar Quijano, flanqueado por sus hermanos Raúl (izquierda) y Manuel. LNE

Salieron de La Lola, el bar familiar, para recorrer mundo y llevan veintitrés años haciéndolo. "Café Quijano" estará el sábado en el auditorio Príncipe Felipe (20.30 horas; 25 y 30 euros), con pocas entradas por vender. Los hermanos Quijano están de gira con "La vida no es la, la, la",

- Presentan el concierto como una combinación de sus grandes éxitos de pop-rock y sus boleros.

-Es un recorrido por toda la discografía de "Café Quijano" de principio a fin y nos está dando muchas alegrías.

- De principio a fin son más de dos décadas.

-Sí. Aunque tuvimos un pequeño descanso que se nos fue de las manos. En 2005 tuvimos que parar porque desde 1997 no lo habíamos hecho y el parón, como digo, se nos fue de las manos.

- Y regresaron con boleros.

-Sí. Queríamos hacer algo diferente. No fue una reinvención porque nosotros habíamos empezado tocando boleros y nos apetecía volver a ello. Fue un cambio que funcionó muy bien, sacamos tres discos de estudio y un directo. Tuvimos varias nominaciones a los premios "Grammy Latinos".

- ¿El público echaba de menos los boleros?

-El bolero nunca se ha ido porque nunca fue una moda, siempre ha estado ahí. Nosotros compusimos 36 boleros nuevos. "Los Panchos" y Armando Manzanero nos decían que éramos los autores del bolero del siglo XXI.

- Pasaron del pop-rock al bolero, ¿cambió el público?

-En principio, el público de los boleros es gente mayor, pero nos sorprendió mucho que se enganchase gente joven que ni siquiera sabía lo que era un bolero.

- ¿Y ustedes en qué faceta se encuentran más cómodos?

-En las dos. En el concierto yo empiezo tocando el contrabajo, con esa sensación de tocar la madera, y luego cojo el bajo en la parte más rockera y es un subidón. Nos encantan las dos sensaciones. Empezamos el concierto de esmoquin y acabamos vestidos de rockeros.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats