"Es una obra muy necesaria, hay que hacer rampas de acceso a la plaza porque la gente que no podía subir las escaleras tenía que salir a la calle para cruzar". Lo dijo ayer el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, en la plaza de la Escandalera mientras los obreros retiraban los bancos arcoíris que formaban parte del mobiliario urbano.

Canteli supervisó de primera mano el inicio de las obras. Pasó en coche a primera hora de la mañana, hacia las ocho y media, y regresó a pie pasadas las diez, después de participar en un acto en la Universidad de Oviedo.

El Alcalde estaba satisfecho por el comienzo de los trabajos y aseguró que estarán terminados "en unos veinte días".

Los operarios comenzaron a trabajar casi antes de que amaneciese en Oviedo, a las ocho de la mañana. Lo primero que hicieron fue retirar los bancos situados en las cercanías de las calles Uría y Argüelles. Los trabajos estuvieron controlados en todo momento por una patrulla de la Policía Local que estuvo apostada en la calle San Francisco, junto a la entrada al aparcamiento subterráneo de la Escandalera.

Empiezan a retirar los bancos arcoíris de la plaza de la Escandalera de Oviedo

Con la reforma del espacio, dependiente de la concejalía de Infraestructuras que dirige Nacho Cuesta (Ciudadanos), se busca mejorar la accesibilidad y eliminar barreras para el acceso de las sillas de ruedas y los carritos de bebés. La ejecución de los trabajos ya ha sido encargada a la firma asturiana Mevals Proyectos y Construcciones, mediante un contrato menor aprobado el pasado día 16 de diciembre. El presupuesto de la actuación es de 42.229 euros, por debajo de los 50.000 euros que hubiesen obligado al Ayuntamiento a abrir la contratación a un proceso de licitación de libre concurrencia. La reforma consistirá en la construcción de dos rampas en las escaleras más cercanas al edificio de Liberbank. De esas escaleras fue de las que habló ayer el Alcalde. Las rampas facilitarán el acceso a la plaza desde las calles Pelayo y San Francisco sin tener que pasar por la calzada. Además se sustituirá parte del pavimento de la plaza y del perímetro que se encuentra deteriorado y se procederá a rehabilitar varios tramos de barandilla que están en mal estado.

"Los bancos serán retirados para el desarrollo de las obras y serán sustituidos por otros ergonómicos, con más altura y apoyabrazos, acordes con el modelo de mobiliario urbano que se instala en la actualidad en la vía pública", apuntaron ayer fuentes municipales, que añadieron que "los trabajos de reforma no impedirán el tránsito de peatones mientras dure la obra".

Los bancos arcoíris desaparecen de la Escandalera

La plaza de la Escandalera no había sido objeto de grandes reformas desde el año 1973, cuando se inauguró el parking subterráneo. Desde entonces ha habido varios proyectos y anuncios de obras, pero nunca se llegaron a concretar y no se realizaron los trabajos.

La retirada de los bancos ha generado el rechazo de los dos partidos de la oposición municipal, PSOE y Somos Oviedo, que han celebrado en la Escandalera varias concentraciones en defensa de la permanencia del mobiliario como signo de apoyo al colectivo LGTBI. Los bancos fueron pintados con los colores de la bandera de este colectivo durante el anterior mandato, con PSOE, Somos Oviedo e IU al frente de la Corporación municipal.