Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crónicas del Conceyín

La Corredoria tose para pedir médicos

Los vecinos denuncian que el centro de salud del barrio está saturado y que necesita una reforma para arreglar humedades y otras deficiencias

Nicanor Platero, presidente de la asociación "El Conceyín", señala una de las paredes afectadas por la humedad en el exterior del centro de salud de La Corredoria. IRMA COLLÍN

El centro de salud de La Corredoria está saturado y necesita una reforma para evitar que sigan apareciendo humedades y otros defectos estructurales derivados del paso del tiempo. Al menos eso es lo que sostienen las principales asociaciones de vecinos del barrio, que exigen una intervención urgente en el edificio y más médicos para cubrir las necesidades sanitarias de un núcleo poblacional que ronda los 20.000 habitantes censados y que no para de crecer. "No tenemos la plantilla necesaria para atender a tanta gente. Los médicos que trabajan aquí soportan uno de los cupos de pacientes más alto de España", denuncia Nicanor Platero, presidente del colectivo vecinal "El Conceyín".

Platero asegura que el problema de escasez de personal en el ambulatorio es aún más palpable durante estos días, con la epidemia de gripe haciendo estragos en Oviedo. "Tenemos tres pediatras y uno más a media jornada, algo que no es suficiente para atender a todos los niños del barrio. Por otro lado, necesitamos al menos un médico más de familia con su respectiva enfermera porque ahora mismo no estamos bien atendidos", explica el representante vecinal.

Los usuarios aseguran que coger cita para recibir consulta en La Corredoria es una odisea. "A veces tardan más de ocho días en atenderte. Te contestan que están saturados y que no pueden hacer otra cosa, pero eso a las personas que están enfermas no les sirve de consuelo. Esto hay que solucionarlo ya", afirma. La saturación del centro de salud de La Corredoria también provoca daños colaterales. "Como cada vez que llamas tienes que esperar por lo menos una semana, la gente opta por acudir al Hospital para que la atiendan el día que de verdad está mala. Así se están saturando también las Urgencias del HUCA", dice Josefa Siles, otra usuaria del centro de salud.

Pero la escasez de plantilla no es el único problema que existe en el ambulatorio del barrio, según denuncian los vecinos. "El edificio ya tiene bastantes años y están apareciendo problemas, tanto en las fachadas exteriores como en el interior. Casa vez hay más humedades y en algunos sitios las losetas que embellecen las paredes se están cayendo", asegura Nicanor Platero.

Compartir el artículo

stats