Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Blanca Huergo consigue el oro en la Olimpiada informática de España

La ovetense se impuso en una prueba que iba a realizarse en Barcelona y que se disputó online por el estado de alarma

Blanca Huergo Ángel González

La ovetense de 17 años Blanca Huergo consiguió ayer la medalla de oro en la olimpiada informática nacional, marcada por las restricciones impuestas a causa del COVID-19. La joven se alzó con ese primer puesto, que compartió con otros tres participantes, desde casa. En un principio, la sede de la prueba iba a ser Barcelona, pero el estado de alarma obligó a realizarla online, cada uno desde su domicilio. Ella era la única mujer de las veinte personas que disputaron entre el viernes y ayer la fase final.

Huergo fue la ganadora el año pasado de la olimpiada asturiana, una prueba que este año se canceló como consecuencia del COVID-19. A la final de 2020 llegó gracias a una prueba clasificatoria online.

La final consistía en resolver varios problemas algorítmicos desarrollando un programa para ello, teniendo en cuenta diversos factores como el tiempo que tarda en funcionar o la memoria que usa.

Para resolverlos hacía falta no solo capacidad y conocimientos, sino también intuición. Blanca Huergo ha estado durante el año haciendo problemas prácticos y leyendo mucho por su cuenta. "Al requerir intuición los problemas, si no practicas mucho es difícil que se te ocurran ideas en el momento", asegura Huergo. Fueron cuatro horas y media de intensa actividad cada uno de los días que para ella fueron muy fructíferas, pero también "bastante estresantes, porque realmente son pocos problemas y dependes mucho de que en el momento se te ocurra la idea ganadora, y darte cuenta de qué es lo que te están pidiendo; el problema, por decirlo de algún modo, te cuenta una historia y tú tienes que darte cuenta de qué algoritmo es el que realmente resuelve la situación".

Por eso ayuda haber leído antes mucho y haber hecho muchos problemas. "Al final, cuantos más problemas hagas más fácil es que se te ocurran ideas, y leer sobre algoritmos y ver problemas de otros años ayuda siempre", señala.

Blanca Huergo descubrió muy pronto su vocación por las matemáticas y la computación. "De pequeña me gustaban mucho las matemáticas, y con 11 o 12 años empecé a hacer cursos online, y fue cuando empecé a ver su aplicación en el terreno de la programación", explica.

Su formación y su facilidad son tales que la adelantaron un curso y está acabando segundo de Bachillerato con un año menos del que le correspondería. Se graduará este año, y ya ha sido admitida para cursar, a partir de octubre, un doble grado de Matemáticas y Ciencias de la Computación en la prestigiosa Universidad de Oxford, en Inglaterra, a la que es muy difícil acceder. Además de tener notas muy altas, para entrar en Oxford es necesario superar un examen de acceso de matemáticas y, a continuación, varias entrevistas que son exámenes orales. La ratio de admitidos es muy baja, incluso para los aspirantes que superan el corte del examen y pasan a las entrevistas.

Tiene ya muchas ganas de ir a la ciudad inglesa y empezar la carrera. Hizo las entrevistas en diciembre de 2019, y allí estuvo varios días con estudiantes y profesores. Vio que es un lugar donde hay un buen ambiente de estudio y de trabajo.

Su campo favorito es la inteligencia artificial, a la que le ha dedicado mucho tiempo. Ha hecho ya bastantes cursos de esta disciplina. Además, el verano pasado trabajó como científica de datos. "Es el campo que realmente me gusta", asegura.

Es algo que le viene de muy atrás, y que tiene claro que será a lo que se dedique: "Todo lo que está relacionado con las matemáticas siempre me ha gustado mucho, procuraba dedicarle tiempo al llegar a casa o en el colegio cuando tenía ratos libres. Y estos últimos años, sobre todo, en cosas relacionadas con programación o algoritmia", dice.

El oro en la olimpiada en España le permitirá viajar, junto con los tres participantes que consiguieron también la medalla, a la fase final mundial, que se disputará en Singapur. Esta olimpiada internacional estará condicionada, también, por el COVID-19. Por el momento, lo único que se sabe es que será a partir del mes de septiembre.

Blanca Huergo espera que esta medalla de oro le abra puertas, que le sirva para conocer a gente y empresas. "Es una oportunidad para darte a conocer, porque si no, estás simplemente haciendo cursos en casa pero nadie sabe lo que haces ni sabes qué hace otra gente para poder compararte y mejorar, que eso siempre sirve; es una buena forma de ver que tu dedicación ha servido para algo", concluye.

Compartir el artículo

stats