Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cúpula de San Juan el Real, lista para volver a lucir en lo alto de la basílica

El elemento, junto con los nuevos ángeles de cemento armado, se colocará en la parte alta del templo en las próximas semanas

La cúpula de San Juan el Real, lista para volver a lucir en lo alto de la basílica

La cúpula de San Juan el Real, lista para volver a lucir en lo alto de la basílica

La primera fase de la rehabilitación de la basílica de San Juan está cerca de su finalización. La característica cúpula del templo, situado en pleno centro de Oviedo, ya ha sido completamente restaurada y se colocará en las próximas semanas. "Será una operación muy especial porque es un elemento que pesa muchísimo y que corona el edificio", explicó ayer el párroco de la basílica, Javier Suárez.

La cúpula, al igual que los ángeles que coronan la estructura exterior del templo ovetense, se han restaurado en una empresa de Ciaño, en Langreo. Los ángeles estaban tan deteriorados que deberán ser fabricados de nuevo, pero en esta misma empresa se ha logrado restaurar uno de ellos hasta el punto que permite utilizarlo para elaborar un molde a partir del que se construirán los nuevos elementos ornamentales, que serán idénticos a los originales. Los ángeles serán de cemento armado y no de mortero de baja calidad como los que lucía el templo, un material que se fue deteriorando con el paso de los años hasta el punto de que se fueron desprendiendo algunas partes del conjunto escultórico y finalmente la situación se convirtió en un peligro para los viandantes.

Los ángeles se colocarán al mismo tiempo que la cúpula. "Todo estará listo en un par de meses", explicó el párroco.

Ayer mismo se terminó la instalación de la también restaurada vidriera de la capilla de San Antonio, en la zona de la calle Campoamor de la capital ovetense. Durante la jornada, operarios de la empresa Almeida Albañilería dieron los últimos retoques a la vidriera, que ya luce en su lugar original, lo que permitirá, según explicó ayer el párroco, "retirar en los próximos días el andamio de la parte derecha del interior de la basílica", lo que facilitará disfrutar del templo en todo su esplendor.

Con la retirada inminente del andamio y la colocación de la cúpula, los ángeles y el cimborrio, cuya restauración también ha finalizado en la empresa de Langreo, concluirá la primera fase de las obras de rehabilitación integral de la basílica de San Juan.

Esta fase estaba presupuestada en 100.000 euros y consistía en la retirada y restauración de todos estos elementos del exterior del templo. Todas estas piezas, la cúpula, el cimborrio, las vidrieras y elementos decorativos como los ángeles, las cruces, los florones y los crochetes presentaban graves desperfectos que fueron evaluados por un equipo multidisciplinar formado por el arquitecto Fernando Secades, la restauradora especialista en piedra y fachadas históricas de la Universidad de Oviedo Natalia Díaz-Ordóñez y la asesoría petrológica Gea. Los técnicos descubrieron en diciembre de 2018, en la inspección que hicieron desde una grúa, graves deterioros que iban mucho más allá de lo que esperaban.

Compartir el artículo

stats