Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los arrastres de la grúa repuntan, pero son menos de la mitad que hace un lustro

Los operarios se llevaron al depósito 5.275 vehículos en 2019, lo que supuso 531 más que el año anterior pero 6.387 menos que en 2014

Los arrastres de la grúa repuntan, pero son menos de la mitad que hace un lustro

Los arrastres de la grúa repuntan, pero son menos de la mitad que hace un lustro

El número de arrastres de vehículos por parte de la grúa municipal en la ciudad repuntó ligeramente en los meses previos a la pandemia, pero sin modificar de forma sustancial la tendencia a la baja de los últimos años. Durante 2019 se trasladaron al depósito más vehículos que en 2018, pero fueron menos de la mitad de los que se retiraban de la calle hace un lustro y alrededor de una cuarta parte de los arrastrados por la grúa una década atrás. Los ingresos municipales por estas tasas ascendieron a 449.810,80 euros el pasado ejercicio.

En concreto, según consta en la memoria de 2019 del grupo especial de la Policía Local adscrito a este servicio, a la que ha tenido acceso LA NUEVA ESPAÑA, la grúa del Ayuntamiento intervino para retirar de la vía pública un total de 5.275 vehículos (incluyendo 87 enganchados), lo que supuso unos 14 al día. Son 531 más que los registrados en 2018, pero 6.387 menos de los arrastres anuales que se contabilizaban hace un lustro, en 2014. La comparativa es más llamativa si se hace respecto a 2012, cuando se superaron las 20.000 retiradas. Es decir, unas 15.000 menos que ahora, lo que ha supuesto un descenso de casi el 75 por ciento en ocho años.

La reducción del número de arrastres se inició a partir de ese 2012, tras unos ejercicios en los que se superaron las 20.000 intervenciones. Aquello generó una percepción social muy negativa del servicio por parte de una ciudadanía que denunciaba un excesivo afán recaudatorio. El entonces alcalde, Agustín Iglesias Caunedo (PP), fue quien dio la orden de que se modificase el sistema de trabajo, para que la grúa actuase solo bajo requerimiento y en casos extremos. Es decir, por un coche estacionado en un vado, en la parada del autobús o en doble fila obstaculizando el tráfico. Tras esa medida, que ya tuvo sus efectos, el número de arrastres siguió cayendo con el gobierno del tripartito de izquierdas. Los agentes de la Policía Local recibieron a final de 2016 una serie de instrucciones muy concretas sobre los casos en los que se consideraba justificada la intervención de la grúa, limitándolos a supuestos incluidos en la legislación específica de seguridad vial. Serían, fundamentalmente, aquellos en los que el vehículo en cuestión generase graves perturbaciones para la seguridad del tráfico o de los peatones. Los policías manejaron un documento con 77 supuestos de incumplimientos graves que conllevarían el uso de la grúa .

Los datos aún no están disponibles, pero la estadística del presente año estará marcada por las consecuencias del estado de alarma decretado a causa de la pandemia del coronavirus. Además del confinamiento, el Ayuntamiento de Oviedo autorizó el uso gratuito de las plazas en zona azul, lo que redujo al mínimo la actividad de la grúa durante el periodo en que se mantuvo en vigor la medida.

La gran mayoría de los vehículos retirados de la vía pública por la Policía Local son turismos y pequeñas furgonetas. Tomando como base la memoria de 2019, sumaron 4.879 de los 5.275 arrastres. Los agentes movieron 122 motos y 274 furgonetas grandes. No hay constancia de intervenciones en camiones ni autobuses.

El estacionamiento en zonas reservadas para el servicio de determinados usuarios es el motivo más habitual por el que la grúa municipal se lleva un vehículo de la vía pública en Oviedo. En concreto, suma uno de cada cinco casos, con un total anual de 1.122 arrastres según el último balance de la Policía Local. La segunda causa más recurrente es dejar el coche en zonas para carga y descarga (933), seguida de los estacionamientos en carriles de circulación (556) y de los casos de alcoholemia que dan resultado positivo e impiden a los automovilistas seguir conduciendo (408). Por aparcar en la zona azul sin el correspondiente ticket fueron arrastrados por la grúa municipal 335 vehículos en 2019, mientras que otros 217 fueron retirados por estacionar en la acera.

Los agentes abrieron durante 2019 un total de 270 expedientes por coches abandonados en la calle. Fueron retirados por la grúa 37 que estaban bien estacionados pero con evidencias de desatención. Otros 97 pasaron a situación de abandono después de haber sido arrastrados y agotarse los plazos establecidos para su retirada.

Compartir el artículo

stats