Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La “manzana de los museos” suma más de un cuarto de millón de visitas al año

Los responsables de Bellas Artes, Arqueológico y Catedral avalan una estrategia promocional y la creación de un itinerario cultural conjuntos

La ampliación del Bellas Artes

La ampliación del Bellas Artes

Oviedo tiene un motor turístico de tres cilindros en pleno casco histórico. La Catedral, el Museo de Bellas Artes y el Arqueológico suman cada año más de un cuarto de millón de visitantes. Una cifra que pone de relieve el peso específico de cada uno de estos tres enclaves a la hora de atraer turistas a la ciudad, pero que se intuye inferior al potencial real que estas tres entidades pueden alcanzar a través de una estrategia conjunta que convierta esa zona de Oviedo que comparten en una auténtica “manzana de los museos”.

La idea de armar una estrategia conjunta, siquiera promocional, entre estos tres equipamientos museísticos no es nueva. Ya en 2012 se exploró la posibilidad de impulsar un itinerario cultural compartido, precisamente con la denominación de “manzana de los museos”, y que incluyese, además de los tres equipamientos, el monasterio de San Pelayo, la plaza de Feijoo y la Corrada del Obispo como elementos visitables dentro del casco urbano, así como una ruta por el Prerrománico asturiano. Para dar forma al proyecto, incluso se realizaron reuniones bilaterales entre el Principado y el Arzobispado de Oviedo, pero la iniciativa no fructificó.

Durante estos años, la necesidad de armar algún tipo de estrategia compartida se ha hecho aún más evidente ante la musealización de la Catedral, que ha multiplicado sus visitas desde que se ha organizado su vertiente turística a partir de la introducción del cobro de entradas, y el crecimiento experimentado por el Bellas Artes, que ha duplicado su número de visitantes desde que se abrió la ampliación.

Nueve años después, con el sector tocado a causa de la pandemia, la necesidad de forjar una alianza parece más pertinente que nunca. Ignacio Alonso, que acaba de jubilarse tras ocho años al frente del Museo Arqueológico, dejaba clara su postura ante esta opción en una reciente entrevista con LA NUEVA ESPAÑA: “La ventaja que tiene Oviedo de tener todos los museos importantes en un perímetro muy delimitado y muy cómodo se utiliza poco. Es una potencialidad que no acabamos de desarrollar”.

El director del Museo de Bellas Artes, Alfonso Palacio, avala una posible estrategia conjunta: “Sería algo estupendo siempre que cada uno preserve su identidad, porque además nos une la idea de un patrimonio común”. Palacio, de hecho, incide en que la propia configuración de las colecciones tanto del Bellas Artes como del Arqueológico está diseñada para marcar una continuidad: “Sus colecciones acaban, cronológicamente, donde empiezan las nuestras. Por eso, en una visita imaginaria o ideal, sería lógico comenzar por el Arqueológico, hacer el recorrido que termina hacia el siglo XIV o XV, y entrar al Bellas Artes. Y una vez completada la visita a nuestro museo, el broche de oro sería entrar ya a la Catedral de Oviedo para visitar tanto el templo como su museo”.

Alfonso Palacio incide además en que esta estrategia compartida podría asemejarse a la de la “Isla de los Museos” de Berlín, que de hecho fue el modelo en el que se inspiró la Dirección General de Patrimonio, en tiempos de Adolfo Rodríguez Asensio, para sondear la propuesta de la “manzana de los museos”.

La estrategia berlinesa se concibió en torno a cinco equipamientos: el Museo de Pérgamo, el Museo Bode, el Museo Antiguo, el Museo Nuevo y la Antigua Galería Nacional. En 1999, el conjunto se rehabilitó (especialmente el Museo Nuevo, en ruinas desde la Segunda Guerra Mundial) y se estableció una estrategia de promoción conjunta, usando como punto fuerte la diversidad de las colecciones, que se complementan unas a otras.

La dificultad primordial para establecer una estrategia similar en Oviedo es la diversidad de administraciones implicadas. El Museo Arqueológico depende del Ministerio de Cultura, aunque está tutelado por la Consejería de Cultura. En cuanto al Bellas Artes, es un organismo autónomo regido por un patronato del que forman parte miembros elegidos por los grupos de la Junta General del Principado y del Ayuntamiento de Oviedo. Por último, la Catedral de Oviedo está regida por el cabildo catedralicio, aunque el Museo de la Iglesia pertenece al Arzobispado.

Pese a esta diversidad, la voluntad por colaborar entre las tres instituciones es palpable. Benito Gallego, deán de la Catedral, incide en que la alianza “es algo que suma y que facilita el tránsito de visitantes entre unos y otros”, aunque precisa que la integración de la Catedral tiene que hacerse atendiendo a sus características: “Nuestro turismo es muy peculiar, porque no podemos tener abierto determinados días o en ciertos horarios, ya que tenemos que atender especialmente al culto”. Con todo, Benito Gallego ve margen de mejora en aspectos como la promoción conjunta o la señalética, “especialmente ahora que venimos de estos meses complicados y vamos hacia la celebración del Xacobeo”.

Compartir el artículo

stats