Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La eliminación de burocracia dispara los arreglos en viviendas: Oviedo dio luz verde sobre la marcha a 80 obras menores en tres semanas

La posibilidad de iniciar los trabajos en el día dispara las mejoras en viviendas para las que antes había que esperar 20 días por el permiso

Adrián Hevia tramitando un permiso en las oficinas de Licencias de Oviedo.

Adrián Hevia tramitando un permiso en las oficinas de Licencias de Oviedo.

La eliminación de las trabas para iniciar hasta 15 tipos de obras menores empieza a dar sus frutos en Oviedo. La concejalía de Urbanismo recibió en las primeras tres semanas sin necesidad de papeles 80 comunicaciones previas para iniciar pequeñas actuaciones. La mayoría fueron en viviendas particulares, para las que, a diferencia de lo que ocurría hasta el pasado 31 de enero, los promotores no tuvieron que esperar por unos permisos que antes se demoraban alrededor de 20 días desde su solicitud.

Reparar falsos techos, limpiar fachadas o sustituir puntos de luz son algunos de los 15 supuestos para los que desde el pasado 1 de febrero se pueden comenzar los trabajos sin necesidad de obtener una licencia. La noticia ha corrido como la pólvora entre los pequeños constructores y desde entonces en las oficinas de Urbanismo del Ayuntamiento se aprecia una creciente presencia de profesionales del sector presentando comunicaciones previas para iniciar trabajos que no supongan impacto para la fisionomía de la ciudad.

El éxito de la medida es compartido tanto por los vecinos como los funcionarios. Los primeros se evitan el tener que esperar al visto bueno municipal para acometer obras que en muchos casos son urgentes. En el caso de los trabajadores públicos sucede que ven considerablemente reducida su carga de trabajo. La utilización de la comunicación previa para abordar estas 80 obras de escaso calado supone que otros tantos expedientes que debían pasar por las manos de los funcionarios ya no tendrán que ser evaluados.

Al caer la carga de trabajo de las obras menores, la plantilla municipal puede centrarse plenamente en abordar expedientes de mayor calado, en algunos casos paralizados desde hace meses o años. La actuación es una de las medidas estrella puestas en marcha por el edil responsable del servicio, Nacho Cuesta (Cs) para mejorar su funcionamiento, fundamentalmente ahorrar burocracia y desatascar las licencias sin resolver acumuladas durante los últimos ejercicios.

Facilitar el empleo

El equipo de gobierno consideran esencial apostar por estos cambios en la tramitación de los permisos. La reducción de la burocracia conlleva un aumento de la actividad, la llegada de inversiones y, por tanto, la generación de empleo, especialmente necesaria en estos tiempos de crisis.

La medida puesta marcha este mes se suma a una serie de actuaciones realizadas desde el inicio de este mandato por la concejalía, con la única finalidad de aligerar la burocracia y dar facilidades a vecinos y constructores. Entre los cambios realizados por el equipo de Nacho Cuesta destaca el nombramiento de Jorge Fernández-Mier como director general de Urbanismo, el fichaje como asesor del arquitecto Ignacio Morales, o el nombramiento de la anterior jefa de bomberos, Carmen del Prado como jefa del área de Licencias.

A los cambios en el organigrama hay que sumar novedades en la manera del reparto del trabajo entre los funcionarios, así como el refuerzo de personal, tanto con nuevas contrataciones como con programas de empleo y prácticas, aprovechados para acelerar la recuperación de expedientes de las áreas más atrasadas.

Más medidas

El buen resultado de las medidas tomadas en lo que va de mandato es, según fuentes de la propia concejalía, “solo el principio” de unos cambios que irán orientados a extender la comunicación previa a todos los supuestos que sea posible, además de la eliminación de la exigencia de determinados informes, hasta ahora imprescindibles, cuya tardanza provoca retrasos a la hora de dar el visto bueno a los permisos.

El servicio autorizó el triple de grandes proyectos durante 2020

La reducción de los trámites para las pequeñas y medianas obras, así como la reorganización del personal del servicio de Licencias también tuvo efectos positivos a la hora de analizar y dar luz verde a grandes proyectos en la ciudad. La concejalía de Urbanismo triplicó a lo largo del pasado año el número de licencias para promociones de viviendas y actuaciones de calado. En total, se aprobaron 175 permisos frente a los alrededor de 50 de media tramitados en los últimos años. En lo relativo a las licencias para actividades molestas también hubo un “superávit” de tramitaciones. En los 365 días anteriores al 20 de octubre de 2020 se solicitaron 426 permisos para estas actividades y se resolvieron 576 dando así salida a más de un centenar de expedientes que llevaban pendientes de resolución desde hace varios meses e incluso años.

Las 15 obras menores para las que basta la comunicación

1. Limpiezas y revisiones exteriores (canalones, fachadas, cubriciones)

2. Reparaciones de canalones, bajantes y goteras (sin modificar aspecto exterior)

3. Pintura exterior (armonizada con la fachada)

4. Pintura interior y vidriera

5. Reparación de tabiques interiores que no supongan demoliciones (incluye alicatados y revestimientos)

6. Reparación o sustitución de carpintería interior

7. Reparación o reposición de acabado de suelos

8. Reparación o reposición de falsos techos

9. Reparación o sustitución de puntos de luz

10. Sustitución de sanitarios

11. Reparación o sustitución de instalaciones interiores

12. Tala de árboles

13. Sustitución de barras o mostradores de locales

14. Sustitución de carpintería exterior de locales (cumpliendo algunas condiciones)

15. Reparaciones puntuales de fachadas

Compartir el artículo

stats