Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía Local ve homicidio imprudente en el atropello mortal de Muñoz Degraín

El conductor que causó un accidente en la calle Jovellanos chocó por ir rápido al hospital al sentirse indispuesto y murió después del impacto

La Policía recoge pruebas en el lugar del accidente de Muñoz Degraín, con la ambulancia al lado.

La Policía recoge pruebas en el lugar del accidente de Muñoz Degraín, con la ambulancia al lado.

Los integrantes del equipo de investigación y reconstrucción de accidentes de tráfico de la Policía Local de Oviedo consideran que la conductora del vehículo que se llevó por delante a un hombre de 83 años causándole la muerte –un suceso que se produjo el pasado 16 de abril en la intersección de las calles González Besada y Muñoz Degraín– pudo haber cometido un delito de homicidio por imprudencia. Al menos eso es lo que se recoge en el informe emitido por esta unidad del cuerpo municipal, un estudio detallado de lo ocurrido que será enviado como prueba al Juzgado correspondiente. “La posición final del peatón, con su cabeza alojada bajo el vehículo, y la presunta trayectoria del mismo confieren a este accidente de una especial complejidad. Si bien, por las hipótesis planteadas por los investigadores, la conductora del vehículo, de 78 años, ya ha sido notificada de su condición de ‘investigada no detenida’ ante la presunta comisión de un delito de homicidio por imprudencia”, señalan fuentes de la Policía Local.

El accidente tuvo lugar pasadas las ocho y cuarto de la tarde. El fallecido, natural de Salas, cruzó la calzada a la altura del número 2 de Muñoz Degraín, a unos veinte metros de distancia del paso de cebra más cercano, y fue arrollado por el Toyota Auris negro que conducía M. C. F. G., que iba acompañada por otra mujer de avanzada edad. Las dos ocupantes del turismo aseguraron nada más producirse el siniestro que el hombre cayó antes del impacto y golpeó el capó, y que posteriormente quedó bajó el vehículo, aunque esa versión parece que no es compartida por el equipo de investigación y reconstrucción de accidentes de tráfico. Inmediatamente se desplazaron hasta el lugar dos camiones de bomberos. Efectivos del cuerpo procedieron a levantar el turismo con un gato y a rescatar al varón, el cual yacía inconsciente sobre un pequeño charco de sangre. Personal sanitario lo introdujo en el interior de la ambulancia, donde fue intubado y trasladado al HUCA. Murió horas después en el hospital.

Por otro lado, el equipo de investigación y reconstrucción de accidentes de tráfico también entregó en el Juzgado de instrucción número 3 de Oviedo el resultado del informe relativo al siniestro que tuvo lugar el pasado 16 de marzo en la calle Jovellanos. En dicho accidente “se detectó” la muerte de un hombre de 70 años que conducía un BMW y se sintió indispuesto cuando iba al volante. En el siniestro también resultaron heridas de consideración la mujer del fallecido, una acompañante que iba en el vehículo y el conductor de un coche contra el que impactaron tras chocar contra varias farolas de ambos lados de la calle. La Policía Local sostiene que el choque se produjo antes de que el conductor falleciese, probablemente por tratar de llegar rápido al hospital.

“Si bien el fallecimiento no fue causa del accidente, el accidente tampoco fue provocado por el fallecimiento. Es decir, el desarrollo del siniestro no se corresponde con lo inicialmente estimado, cuando las primeras hipótesis apuntaban a que el desvanecimiento había sido el motivo de una trayectoria errática y el posterior desenlace”, recoge el informe. “La intervención del equipo de investigación y reconstrucción de accidentes de tráfico permitió el descubrimiento de una impronta de neumático, reveladora de lo sucedido, la cual únicamente era perceptible desde un sentido y describía la trayectoria del vehículo y evidenciaba que el mismo estaba siendo gobernado por su conductor, al poder observarse movimientos en el volante y accionamiento del pedal de aceleración. Dichas circunstancias señalan que el conductor, pese a estar sufriendo una afección cardiaca, era cognitivamente consciente y probablemente intentaba dirigirse lo más prontamente posible al HUCA”, añade.

Compartir el artículo

stats