DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Es fundamental la conciliación": los padres del colegio de Olloniego protesta por la subida de precios del comedor

"Más de la mitad de los alumnos han dejado ya el servicio", claman los padres, que exigen la mediación del Principado

Los padres del colegio de Olloniego piden en la Junta un precio justo para el comedor escolar: "La mitad de las familias han tenido que darse de baja, así es imposible conciliar" Amor Domínguez

Al grito de "Es fundamental la conciliación", una treintena de padres y madres de alumnos del colegio público "Narciso Sánchez" de Olloniego se manifestaron esta mañana a las puertas de la Junta General del Principado por la subida, que entienden "abusiva", de los precios del comedor escolar. Una tarifa que, hace unas semanas, pasó sin previo aviso de un coste de 3,53 euros por día y niño a 6,86, tras cambiar la empresa adjudicataria.

"No sabemos por qué se ha cambiado la adjudicataria del servicio a poco más de un mes para acabar el curso, nadie nos ha explicado las razones de este cambio ni por qué el precio ha experimentado esa subida. Parece ser, según nos dicen, que el coste del servicio en el contrato era mayor que el que estábamos pagando y que la nueva adjudicataria ha ajustado los precios en base a eso, pero tampoco nos han explicado por qué antes pagábamos menos", afirma Kike Suárez, portavoz del colectivo de padres.

La protesta comenzó a las 11.00 horas, con la perspectiva de estar dos horas concentrados. Entre proclama y proclama, los padres reclamaron la presencia del presidente del Principado, Adrián Barbón, después de haber podido hablar unos instantes con la consejera de Educación, Carmen Suárez, el martes. "En el colegio tenemos 82 alumnos, y en torno a un 60% van al comedor. De ellos, la mitad usan transporte y tienen el comedor incluido en la beca, por lo que el aumento del precio no les afecta. Pero del resto, en torno a veinte alumnos ya han dejado el comedor, y las bajas siguen", explica Kike Suárez.

Pese a la escandalera que los padres montaron a las puertas de la Junta General del Principado, la protesta se desarrolló de forma cívica en todo momento, sin ni siquiera cortar el tráfico rodado de la calle Fruela. Tampoco se lanzaron proclamas ofensivas contra los representantes políticos, pese al evidente malestar del colectivo de padres con ellos. "No tenemos respuesta del Principado ni del Ayuntamiento. Queremos una solución, porque tememos incluso por el futuro del centro. Tenemos un colegio estupendo, que funciona casi como un CRA (Centro Rural Agrupado). Si persiste este precio en el comedor, acabará por desaparecer el servicio porque nadie lo usará. Y tememos que eso arrastre luego a las actividades extraescolares y acabe por provocar que los padres elijan otros centros y el colegio desaparezca. Y eso sería una pérdida para todo Olloniego", concluye Kike Suárez.

En cuanto a la polémica surgida por la tasa del comedor en el colegio de Olloniego, la consejera de Educación, Carmen Suárez, explicó ayer en una visita a Mieres que “entiende el malestar de las familias”. Pero que las familias “tienen que comprender que la Consejería presta un servicio a través de una empresa con la que ha establecido un contrato legal. Los contratos no se pueden romper”, destacó la dirigente regional. Afirmó que mantendrá un encuentro con los afectados “para explicarles el procedimiento seguido para esta contratación”.

Compartir el artículo

stats