DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una red básica de 20 kilómetros de carriles bici enlazará los barrios con el centro

Canteli quiere tener ya el diseño general para empezar a ejecutar tramos

Por la izquierda, el subinspector Francisco Javier Iglesias, el concejal Nacho Cuesta, Alfredo Canteli y el edil José Ramón Prado, revisando los documentos.

Por la izquierda, el subinspector Francisco Javier Iglesias, el concejal Nacho Cuesta, Alfredo Canteli y el edil José Ramón Prado, revisando los documentos.

Oviedo quiere sacudirse el tópico de que no es ciudad para bicicletas. Después del impulso que el plan 30 proporcionó a los ciclistas urbanos, hace ya más de una década, el equipo de gobierno dirigido por Alfredo Canteli quiere acabar ahora con el revoltijo de propuestas, diseños, ocurrencias y muy pocos metros reales de carril bici en la ciudad. El Ayuntamiento está decidido a que –esta vez sí– la ciudad tenga su propia red de movilidad sostenible, y para lograrlo cuenta con un estudio realizado por el área de Seguridad Ciudadana que servirá para contratar la redacción de un plan global.

Se trata, explican fuentes municipales, de tener un esquema básico, una red principal de 20 kilómetros de carril bici que enlazará los barrios con el centro de la ciudad y al que, después, se podrán ir añadiendo más tramos.

Con el informe previo realizado por la policía, bajo la dirección del subinspector Francisco Javier Iglesias, la idea del Alcalde, en colaboración con el concejal de Infraestructuras, Nacho Cuesta, y el edil de Seguridad Ciudadana, José Ramón Prado, es llegar a tener un mapa básico de por dónde irá la arteria principal del carril bici de Oviedo, de forma que se puedan ir ejecutando los tramos parcialmente, aprovechando actuaciones en las calles por donde esté previsto hacer un hueco a estas nuevas vías, hasta completar en su integridad este mapa base.

El informe de la policía indica que dos son los ejes principales de estos 20 kilómetros básicos de carriles bici: la zona de la Corredoria y los barrios del Este, y la zona de La Florida y las Campas en la zona Oeste. Unos y otros recorridos enlazan y se conectan en el centro, siendo la plaza del Ayuntamiento el kilómetro cero de esta red.

La red de carriles bici de Oviedo

Parque

Principado

Prado de

la Vega

San Miguel

de Lillo

Colloto

HUCA

Avenida de

los Monumentos

La Florida

Santullano

Palacio de

los Deportes

Parque

del Oeste

Calle Uría

La red de carriles bici de Oviedo

Parque

Principado

Prado de

la Vega

San Miguel

de Lillo

Colloto

HUCA

Avenida de

los Monumentos

La Florida

Santullano

Palacio de

los Deportes

Parque

del Oeste

Calle Uría

Ese kilómetro cero tiene en cuenta, explica el informe, que las zonas peatonales del centro de la ciudad, que ahora aumentarán con las peatonalizaciones en proceso o previstas, del eje de Pozos-Mendizábal, parcialmente el Rosal, Fruela y Paraíso, son el epicentro de la nueva movilidad sostenible para bicicletas y VMP (vehículos de movilidad personal como los patinetes eléctricos).

Teniendo en cuenta, pues, que el Antiguo será el punto de reunión de los principales itinerarios, el proyecto, en su desarrollo inicial, plantea un primer itinerario que enlaza La Corredoria con Ventanielles, con conexión a Parque Principado, Colloto y sirviéndose de uno de los pocos tramos existentes de carril bici, los de un parque infantil junto a la A-66. También en este sector se incluye la extensión de la red básica por la Carretera de Rubín, Ventanielles, Palacio de los Deportes, Bulevar de Santullano, Campus del Milán y el Vasco, hasta llegar al Antiguo.

Al otro lado de la ciudad los carriles parten de la zona de Las Campas, siguen por La Florida y acaban llegando a la Losa de Renfe, desde donde acaba conectándose con Uría y el centro, pero también con ramificaciones a la zona de Valentín Masip y el Tartiere. Un último ramal, más recreativo, es el que se articula por el Naranco hasta San Miguel de Lillo.

Según los planes iniciales del informe Red Verde “Caminos seguros” del Área de Seguridad, el total de esta red básica suma 19,83 kilómetros.

El carril, indica el borrador inicial, será de 3 metros de ancho, será bidireccional, permitiendo el cruce de las bicis en dos sentidos y su diseño será “eficiente”, bien en carril separado o en la acera. Aunque el carril para este uso en general se ubique a la misma cota de la calzada, indica el documento, se ejecutarán pasos elevados en paralelo, en determinadas bocacalles, para favorecer la seguridad vial y de forma complementaria la accesibilidad peatonal en los sentidos naturales para caminar.

Los carriles incluirán toda la señalización necesaria y se estima que el coste del metro cuadrado de esta nueva red viaria será de 100,8 euros, de forma que la valoración aproximada del coste del despliegue de toda la red básica propuesta ahora será de 2,8 millones de euros.

Compartir el artículo

stats