Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Luis Costillas | Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo

“El Alcalde y yo somos de generaciones distintas; él es más clásico y yo más innovador, pero ambos compartimos la apuesta por Oviedo”

“El público que estaba huérfano de cultura ya no tiene que irse a otras ciudades”

José Luis Costillas, esta semana, en la Fábrica de Armas de La Vega. | Luisma Murias

José Luis Costillas, esta semana, en la Fábrica de Armas de La Vega. | Luisma Murias

La Semana profesional del Arte empieza a tomar forma dentro de la fábrica de armas de La Vega y el concejal de Cultura, José Luis Costillas (Oviedo, 1971), recorre las viejas naves con nervios y regocijo guiado por la directora de la muestra, Marta Fermín. Con esta nueva programación, del 4 al 14 de junio, el presidente de la Fundación Municipal de Cultura presume de subir otro peldaño en ese afán por abrir y aumentar la programación cultural de la ciudad.

–Mediado el mandato ¿ve logrado su proyecto de política cultural de cambio?

–No hablaría de cambio, hablaría de evolución. Oviedo había vivido de espaldas a muchas manifestaciones culturales que eran muy demandadas y estamos abriendo las puertas a las artes, al ocio familiar, al jazz, a la música indie... Ahora podemos asistir aquí a eventos culturales para los que antes teníamos que desplazarnos a otras ciudades. Ese público huérfano ya no tiene que irse, y esa es la esencia de la concejalía, un modelo cultural en el que todos tengamos cabida.

–¿Y dice que en junio veremos crecer ese modelo?

–Sí. Por un lado tenemos el Oviedo más clásico y tradicional, con la zarzuela, Dudamel, Camarena... Y por otro, los encuentros Cincuenters, un festival para público familiar como el Cafca y la mayor apuesta por las artes plásticas que ha habido nunca en esta región con la Semana Profesional. O, ya en los primeros días de julio, el Vesu.

–¿La apuesta estratégica de Oviedo no era la clásica?

–La apuesta por la clásica es clara e ineludible. El ejemplo es que en un año de confinamiento aumentamos la actividad clásica, conseguimos que Oviedo Filarmonía realizara más actividades. Esa apuesta la vamos a mantener siempre. Pero en Oviedo cabe eso y caben las artes plásticas, el jazz, el teatro... Un ejemplo lo tenemos en Saco, donde convive el cine con la música clásica, con el jazz... La apuesta por la música es innegable. Lo único que hemos hecho es organizar actividades para un público que estaba huérfano. Debemos atender a todos.

–Tuvo roces con el sector de la clásica y la lírica. ¿Han hecho ya las paces?

–Tenemos una relación estupenda. No creo que ningún ayuntamiento, en un año como el pasado, haya incrementado su aportación a una fundación musical privada. Nosotros lo hemos hecho, y además redoblamos el compromiso contratando más actividades con la Ofil, en el claustro de la Universidad o en conciertos online. Y mantenemos nuestro objetivo, tan necesario, de trabajar el relevo generacional de los públicos en la clásica.

–La Ópera salvó su temporada con esfuerzo y el Principado no quiere aumentar su aportación. ¿Ustedes qué dicen?

–La Ópera ha demostrado una valentía y un saber hacer increíble en esta pandemia. Es encomiable su esfuerzo por mantener la actividad. Ellos decidieron seguir y nosotros les hemos apoyado. Una de las cosas con las que me siento más satisfecho es con haber mantenido la actividad durante la pandemia y que Oviedo haya sido ejemplo en España como una de las pocas ciudades que mantuvo su programación.

–El apoyo especial a la Ópera ¿en qué se va a concretar?

–Ellos van a celebrar el 75.º aniversario y queremos trabajar conjuntamente para que esa efeméride sea todo un acontecimiento.

–Le veíamos la semana pasada en Fitur. ¿Ha logrado el área de Cultura mejorar la coordinación con la de Turismo?

–La cultura es uno de los pilares de esta ciudad y la promoción turística pasa por tener una buena programación cultural. Todas las áreas trabajamos coordinadas y con autonomía. Actividades como Cincuenters, Cafca o la Semana del Arte son promoción turística. Es que este mes vamos a conseguir traer ni más ni menos que a Antonio López, vamos a tener a Llorenç Barber haciendo un concierto con la campana más antigua en funcionamiento del mundo, que es la de la Catedral, o vamos a abrir un espacio de diálogo para una generación de mujeres que nunca antes habían sido homenajeadas. Todo ello potencia el atractivo de Oviedo, posiciona nuestra ciudad y es un motor económico. ¿Quién nos iba a decir hace dos años que la foto del resumen de los festivales de verano del año pasado en los medios nacionales iba a ser una del Vesu en Oviedo?

–Son conocidas las discrepancias que han tenido usted y el Alcalde, Alfredo Canteli, en varias ocasiones. ¿Cómo evoluciona su relación?

–Tenemos una muy buena relación, si bien pertenecemos a dos generaciones distintas y tenemos inquietudes culturales distintas. Él es mucho más clásico y yo mucho más innovador, pero ambos compartimos la apuesta cultural por Oviedo.

–¿Corre el riesgo Oviedo de que sucesivos gobiernos monten y desmonten esas nuevas estrategias culturales?

–La política debe alejarse de la Cultura. Hay que mantener lo que funciona independientemente de quién lo haya puesto en marcha. Nosotros mantuvimos, y así debe ser, la Noche Blanca, Saco, Radar... Y hemos hecho nuevas apuestas que espero se mantengan.

–Más allá de la política cultural, ¿hay un problema estructural, de plantilla en la Fundación de Cultura?

–Claro. La Fudación en Gijón tiene unos 150 trabajadores. Nosotros no creo que lleguemos ni a quince. De todas formas, quiero destacar el trabajo increíble que todos los funcionarios y los trabajadores de Algama están realizando. Sacar adelante una programación como la de Oviedo con el poco personal que tenemos es algo increíble.

–¿Planes para solucionar estos problemas?

–Hay que reforzar y ampliar plantilla, al igual que se necesita en otras áreas. Pero también hay que reforzar la Fundación como organismo autónomo que gestione todas las actividades de la ciudad, como sucede en otras capitales de provincia de dimensiones similares.

–¿Se ve al frente de la Cultura en Oviedo el próximo mandato?

–Ahora nos preocupa consolidar los nuevos formatos y la posición de Oviedo como referente cultural. Dónde estemos a nivel personal en el futuro es secundario.

–La crisis de su partido, Ciudadanos, arroja incertidumbre.

–La política de Ciudadanos es ahora más necesaria que nunca. Somos el único partido capaz de pactar con la derecha y con la izquierda, y somos el único partido que puede aceptar una idea independientemente de donde venga solo por el hecho de ser una buena idea. Y eso, en estos tiempos tan polarizados, es más importante que nunca.

–¿Cómo es su relación con Nacho Cuesta?

–Excepcional. Trabajamos codo con codo, hablamos todos los días y compartimos una misma inquietud y preocupación, que es la mejora de esta ciudad. Está realizando un grandísimo trabajo de modernización en el área de licencias. Este Ayuntamiento sería muy distinto sin su presencia y si Ciudadanos no estuviera en el gobierno.

–¿Pero quién habla más con Nacho Cuesta, usted o el Alcalde?

–Habla con los dos. Me consta que él y el Alcalde mantienen una excelente relación y que muchas de las cosas buenas que están pasando en esta ciudad son gracias a esa relación, y también gracias a la coordinación y respeto que tenemos los dos partidos.

Compartir el artículo

stats