Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grupos de siete agentes y furgones, el plan de la Policía Local de Oviedo en la lucha contra el botellón

Los agentes reciben formación en técnicas de actuación para el Grupo de Intervención Rápida (GIR), orientado a operaciones “de riesgo”

La policía local de Oviedo aprende técnicas para controlar aglomeraciones VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Luisma Murias

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La Policía Local será más rápida y estará mejor coordinada. Siguiendo la estela de grandes ciudades como Madrid o Barcelona, los agentes ovetenses se especializarán en el uso del furgón y la actuación en equipos de hasta siete policías para afrontar situaciones de riesgo. Ayer, los mandos del cuerpo comenzaron los cursos de formación para, después, trasladar la experiencia a los agentes. La idea es perfeccionar las técnicas de actuación del Grupo de Intervención Rápida (GIR), que opera fundamentalmente durante los fines de semana para plantar cara al botellón y otro tipo de aglomeriaciones irregulares.

Los cursos dirigidos a los agentes llegarán cuando se termine la formación de los mandos. Los policías de base recibirán los cursos a mediados del mes de junio y se llevarán a cabo en grupos de 12 policías. La formación contará con una práctica real con los vehículos en las instalaciones del Centro Ecuestre “el Asturcón”, que dispone de suficiente espacio para las maniobras.

El concejal de Seguridad Ciudadana, José Ramón Prado, manifestó ayer que, con la formación, se cumple “una reivindicación histórica de la Policía local. Este curso, dadas las intervenciones que se están llevando a cabo con grupos de agentes (furgones) y no solo binomios de agentes como antes, era fundamental para unificar criterios a la hora de actuar. Todos los agentes pasarán por estos cursos. Es algo de lo que nos sentimos muy orgullosos”.

El Grupo de Intervención Rápida está pensado para operar fundamentalmente durante los fines de semana, llevando a cabo acciones preventivas y reactivas, especialmente frente al botellón. En este tipo de actividades, apuntan desde el cuerpo, se colabora con la Policía Nacional, aunque desde un planteamiento inicial de “prevención”. El edil manifestó ayer que, aunque tras el fin del estado de alarma había crecido el número de incidentes, Oviedo sigue siendo una ciudad “que cumple”.

Estas jornadas de formación se consideran imprescindibles para optimizar el uso de los nuevos vehículos policiales incorporados al cuerpo (furgones con capacidad para siete agentes). Desde la Local apuntan a que requieren “la aplicación de técnicas y tácticas de intervención coordinadas y homogéneas”. Así, se ha diseñado un Manual propio para los agentes locales de Oviedo, dirigido a perfeccionar la operativa en las intervenciones, de forma que se garantice la seguridad de los intervinientes, a la vez que se refuerza el papel disuasorio con este modelo de actuación en equipo.

Compartir el artículo

stats