Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Instituto de Patrimonio pide revestir Santullano antes de restaurar sus pinturas

El Principado realizará ensayos en el edificio para comprobar cómo puede afectar el enlucido al interior del templo, un proceso que llevará “meses”

Una visita guiada a la iglesia de Santullano, ayer. | Miki López

Una visita guiada a la iglesia de Santullano, ayer. | Miki López

El Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE) considera “necesario” revestir el exterior de los muros de San Julián de los Prados antes de proceder a restaurar sus valiosas pinturas. Esto se debe a que los técnicos del IPCE consideran que la falta de ese revestimiento exterior es “la causa fundamental” del deterioro de los frescos, el mayor conjunto de pintura mural altomedieval de Europa Occidental.

La restauración de las pinturas de Santullano es una intervención comprometida desde 2017, y enmarcada en un proyecto en el que colaboran el IPCE, el Arzobispado de Oviedo y la Dirección General de Cultura y Patrimonio del Principado, para acometer la restauración de los principales conjuntos arquitectónicos del Prerrománico asturiano. Fruto de esta alianza es la profunda restauración de las pinturas y los revestimientos murales de San Miguel de Lillo, ejecutada entre julio de 2018 y mayo de 2020, y que requirió de una inversión de 700.000 euros. Completada esa intervención, la siguiente actuación se preveía que fuese la restauración de las pinturas de Santullano, pero una situación imprevista frenó el proyecto.

“A corto plazo en San Julián de los Prados no podemos actuar, ya que previamente se debe afrontar una actuación compleja, en cuanto a criterios de intervención, de naturaleza arquitectónica, que no estaba prevista inicialmente”, señala el Ministerio de Cultura, tras una consulta de este periódico. Fuentes de la Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo del Principado señalan que esta intervención que demanda el ministerio es, precisamente, el revestimiento de los muros.

“Tras diversos estudios de las condiciones de conservación de la Iglesia de San Julián de los Prados, el IPCE informó a la Dirección General de Patrimonio de Asturias que la causa fundamental del deterioro de las pinturas murales de la Iglesia se encuentra en la falta de revestimiento exterior de los muros de mampostería y que por tanto, antes de intervenir sobre las pinturas, era necesaria la protección previa de los muros”, señalan estas fuentes. Esta propuesta de ejecutar un revestimiento exterior de los muros del templo fue presentada ante la Comisión Permanente del Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias, que informó favorablemente a la propuesta, como también al drenaje del muro norte del ábside norte y a la instalación de una pantalla vegetal en el flanco sur del templo, el que da a la autopista.

Lo que tienen claro todas las partes implicadas es que no se debe actuar con precipitación al ejecutar una intervención de esta naturaleza. “Antes de llevar a cabo la consolidación y restauración de los revestimientos, es necesario sacar conclusiones previas de cómo se deben llevar a cabo las actuaciones y entender el comportamiento del muro de mampostería y su influencia en las condiciones ambientales interiores”, señalan las mismas fuentes de la Consejería de Cultura.

Antes de tomar la decisión definitiva sobre el revestimiento de los muros, se harán “ensayos in situ que permitan realizar controles de humedad y temperatura, tarea que necesariamente tiene una duración de meses”. El director general de Cultura y Patrimonio, Pablo León Gasalla, ya avanzó en enero que la cuestión de encalar o no el exterior centra el debate en torno a la restauración de las pinturas.

Una vez completados estos ensayos, la intención es redactar un proyecto técnico que permita abordar la restauración de las pinturas. Un proceso que, en cualquier caso, se hará de forma coordinada entre el IPCE, la dirección general de Cultura y Patrimonio del Principado, y el Arzobispado, propietario del edificio.

Preparan la rehabilitación de los frescos de Priesca


Aunque la intervención en San Julián de los Prados se prolongará más de lo esperado, el proyecto para restaurar los principales conjuntos del arquitectónicos del Prerrománico asturiano no se detiene. El próximo edificio que será objeto de intervención, según avanza el Ministerio de Cultura, podría ser la iglesia de San Salvador de Priesca, en el concejo de Villaviciosa. “Estamos en disposición de llevar a cabo la restauración de estas pinturas”, señalan el ministerio. Construido tras la muerte de Alfonso III y consagrada en el 921, este templo sigue el modelo de Santullano tanto en su planta (aunque se aprecia cierta influencia de San Salvador de Valdediós) como en una decoración mural que adaptaba la de la iglesia ovetense. Como en el caso de Santullano, la intervención sobre las pinturas de San Salvador de Priesca es una vieja reclamación de los expertos.

Compartir el artículo

stats