Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo facilita aparcamiento y cargadores para coches eléctricos compartidos

El Ayuntamiento confía en que el proyecto de movilidad sostenible, en el que participarán tres empresas del sector, empiece a funcionar en otoño

Recarga de un coche eléctrico

Recarga de un coche eléctrico EFE

En El Cristo, en el parking de la Facultad de Derecho, se ve un tímido intento de lo que Oviedo quiere ser. Los coches eléctricos compartidos hicieron allí su primera incursión en la ciudad y, ahora, el Ayuntamiento les brindará suelo público para que puedan echar el resto. Tres empresas del sector y un representante de la asociación empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica se reunieron con el teniente de Alcalde, Nacho Cuesta (Cs), para dotar a la ciudad de una flota de vehículos eléctricos. Dos de las empresas ya tienen un pie en la ciudad y, sumando esfuerzos con el grupo Tartiere, doblarán su apuesta en el municipio. La idea es que. con el móvil, los ovetenses puedan alquilar un coche eléctrico que esté libre en la calle, desplazarse, y aparcarlo en otro punto para que otro usuario pueda valerse de él. Hasta ahora, las pocas plazas que había estaban en centros comerciales o en la Universidad. El Ayuntamiento quiere poner de su parte para hacer que la implantación del modelo de transporte sea total.

En la reunión, que en Infraestructuras definieron como “muy positiva”, quedaron sentadas las bases de lo que será uno de los pilares del futuro de la movilidad ovetense. Al proyecto, que desde la concejalía aseguran que agilizarán “al máximo” para poder implantarlo cuanto antes, en el Ayuntamiento estiman que el proyecto estará funcionando con normalidad en otoño, a la vuelta del verano.

La idea es que las empresas soliciten la ocupación de la vía pública como ya hacen otros negocios como, por ejemplo, las clínicas veterinarias, pagando la tasa correspondiente. Pero, en este caso, el Consistorio estudia la posibilidad de bonificar dichos pagos para promover la implantación del nuevo modelo de movilidad

En la reunión se trató el último fleco, las empresas tenían que decidir si querían compartir las plazas de aparcamiento que habilite el Ayuntamiento o preferían tener cada una sus espacios propios. Finalmente optaron por repartirse las plazas, al menos en los primeros compases de su actividad. A esto se añadiría otro proyecto del que se lleva hablando un tiempo, la posibilidad de electrificar los garajes municipales que, en su día, pertenecieron a Cinturón Verde. Allí, además de tener plazas de aparcamiento, los coches de estas empresas podrán recargarse.

“La movilidad sostenible, que ya funciona en muchas ciudades españolas y europeas, debe llegar también a Oviedo”, sentenció Nacho Cuesta al término de la reunión. Sobre las dudas de las empresas por el método de plazas de aparcamiento más pertinente, el edil de Infraestructuras señaló que “en cuanto el sector decida qué fórmula es la más adecuada, realizaremos la tramitación administrativa para que empiece a funcionar el modelo de vehículo compartida en nuestra ciudad”. A ojos de Cuesta, “Oviedo no puede ir por detrás de otras ciudades de su entorno respecto a una tendencia en movilidad que es la que ya impera en Europa y en ciudades muy desarrolladas en temas de movilidad”.

Las empresas de movilidad que ya tienen un pie en la ciudad son Guppyy Hi!Mobility (del grupo Baldajos). Hasta ahora, las empresas tenían presencia en El Cristo, la zona de Prado de La Vega y un único punto en el centro de la ciudad, el centro comercial Salesas. Hoy, los dibujos que han hecho para la concejalía de Infraestructuras y Urbanismo pretenden instalar aparcamientos exclusivos en más de una decena de puntos públicos de la ciudad.

A la espera queda la otra pretensión municipal de contar también con una flota de patinetes eléctricos. Una empresa lo intentó en el pasado y el Ayuntamiento quiere contar con ese servicio, pero dos circunstancias retrasan el proyecto: la falta de una ordenanza que regule la circulación de este tipo de vehículos y el carecer, todavía, de un carril bici.

Un ahorro en emisiones exigido por Europa para 2030


Aún queda un largo camino por recorrer para los ambiciosos objetivos que se ha marcado Europa: reducir las emisiones de CO2 un 55% para 2030 y alcanzar en 2050 “cero emisiones”. El Ayuntamiento de Oviedo y, en especial, la concejalía de Infraestructuras miran al transporte rodado como el punto en el que más rápido y fácil se puede recortar. La implantación de una nutrida flota de coches eléctricos compartidos como la que se quiere conseguir, según los informes de los técncios, reducirían hasta 85 toneladas de emisiones de CO2 anuales. Esta medida ayudaría al Consistorio a cumplir el requerimiento de Europa en cuanto a la contaminación para un horizonte que cada vez se ve más cercano. El otro punto en el que se planea incidir es en la rehabilitación energética de los hogares, otro de los focos de emisiones en los que Oviedo puede mejorar.

Compartir el artículo

stats